¿RENDIRSE O DAR BATALLA?

Estas son las opciones que la vida le plantea al ser  humano para superar los duros escollos que pone en su camino y que en un momento parecen insalvables. Nadie sabe por el qué optará hasta que llega ese momento. En la plenitud física de su trayectoria deportiva como piloto de automovilismo de alto nivel, Alessandro  Zanardi imaginaba el suicidio como “solución” en caso que  “algo grave me ocurriese en una carrera…”

Quince años después de aquel infausto 15 de septiembre del 2001, en que el tremendo impacto a 320 Km/h  del auto do Alex Tagliani contra su Reynard Ford, durante la carreras del CART en  Lausitziring, Alemania, provocó la amputación de sus dos piernas, Zanardi ni recuerda aquella idea.

Como en Londres en el 2012, Zanardi volvió a destacarse en los Paralímpicos de Rio de Janeiro
-publicidad-

 

“Luego del accidente no pensé en nada, pese a todas mis lesiones, daba gracias por estar vivo y quería seguir viviendo” recordó cuando el 15º  aniversario de aquella segunda vida que se inició a partir de la desgracia del espectacular choque, lo “festejó” con la medalla de plata de hand cycling , categoría H5. Fue la segunda en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro, luego de la medalla de oro conquistada el día  anterior en el Time Trial de la misma especialidad y la quinta presea de su cosecha total en los Paralímpicos, iniciada cuatro años atrás en Londres

Aquel accidente en Lausitzring, que lo puso al borde de la muerte (tuvo cinco reanimaciones y perdió mucha sangre) marcó un antes y después, no sólo en la vida de Alex sino en una campaña deportiva que tras un discreto paso por la Fórmula 1 con los 41 Grandes Premios que sumó en los equipos Jordan (1991), Lotus (1992), Minardi (1993-1994) y Williams (1999)  encontró sus mayores éxitos en el CART (actual IndyCar) con sus 15 victorias y los títulos en 1997 y 1998.

Tres meses después de su accidente, Zanardi  logro pararse sobre sus piernas ortopédicas ante la mirada de Michael Schumacher.”Me dio mucho ánimo” recordó Alex, quien en el 2003  retornó a las carreras en el Mundial de Turismo con un BMW adaptado  (acelerador y freno en el volante) a sus limitadas condiciones físicas . No sólo participó sino que  fue protagonista y logró cuatro victorias. También  en el 2006 se dio el particular gusto de volver a manejar un Fórmula 1. Fue sobre un BMW en una jornada de pruebas en Valencia que compartió con Sebastián Vettel, por entonces tercer piloto del equipo alemàn. Zanardi se convirtió así en el primer piloto sin piernas que giró sobre un Fórmula 1. Dió 18 vueltas con tiempos  dignos. Asimismo con un auto de Turismo  tuvo al chance de volver a correr en el Lausitzring de su desgraciado accidente.

Se emocionó Zanardi e hizo emocionar con la conquista de la medalla de oro en el Time Trial de bicicleta de mano.

 

Esa  fortaleza de espíritu sumada a su férrea determinación le permitieron a este italiano, nacido en Bolonia,  correr en otras categorías  y también dedicarse a  las competencias para discapacitados, y particularmente a la especialidad del hand cycling (bicicleta de mano). Se convirtió en figura en los Paralímpicos de Londres, y al borde de los 50 años (los cumplirá el 23 de octubre),  repitió ahora en los  de Río de Janeiro con nuevas medallas.

“El accidente se convirtió en la más grande oportunidad de mi vida…”  destacó Zanardi tras esta nueva demostración que la fuerza de voluntad y la determinación son los grandes motores para superar los escollos más bravos.

Un ejemplo de vida.

 

Por M.S.

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Excelente nota Miguel y le agregaría que en 2003 se subió a Dallara del Champ Car para dar las 13 vueltas que le faltaron en Lausitzring el día del accidente. Algo similar a lo que pasó con Adrián Hang, que retornó y ganó en Monza con el Alfa de CIVT. En tanto que la fabrica de Giampaolo Dallara desarrolló, fabricó e hizo la aerodinámica de la Hand Byke con que Alex ganó en Rio!

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre