QUE MILLONES en el mundo, sigan considerándolo como gran el ídolo que transciende fronteras, hasta la de la vida con la muerte, que haya sido elevado a la estatura de leyenda, lo dice casi todo.

El 1 de mayo de 1994 fue el corolario de uno de los fines de semana más angustiantes y trágicos en la historia de la Fórmula 1. Comenzado un día atrás con la muerte de Ronald Ratzenberger cuando su humilde Simtek se incrustó con un paredón, sin olvidar el alucinante vuelo de Rubens Barrichello que dio contra los alambrados para contención.

 

 

Desde hace 20 años ya, el automovilismo y el deporte mundial, se ha debido a acostumbrar a transitar sin Ayrton Senna. Se ha dicho más de una vez que sin Ayrton, la F-1 ya no fue igual. Juicio que como otros puntos relevantes, marcan la magnitud de su figura, su influencia y sobretodo, la adhesión,  la pasión y la devoción despertada en los seguidores cosechados en el mundo entero, por su manejo superdotado, inigualable y su arrojo y determinación.

Vinieron otros que se convirtieron en estrellas, vendrán más de nuevas generaciones que hasta podrán rozar su altura, su magia. Pero igualarla, jamás

Por C.S

Foto

 

 

 

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Jamas se oviden de nombrar junto a Ayrton a Jimmy Clark, claro, hace un largo tiempo de su paso por la formula uno. Para mi fueron los dos mas grandes de la epoca de autos con motor trasero. (Excluyo la epoca del auto union, porque tambien habia de motores delanteros).

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre