ACTUALIZACIÓN.

Por acción u omisión, el nivel de hartazgo colma la paciencia. De nuevo, una carrera vista en la pista, no fue tal en los papeles. De nuevo un análidis efectuado, queda relativizado ante hechos tejidos luego de que pilotos y autos, hayan compuesto una carrera.

Matías Rossi ganador del Sprint del Súper TC 2000, Agustín Canapino y Bernardo Llaver, los escoltas, recibieron después de finalizado y mostrado al público ubicado en el circuito y otros, televidentes, un resultado que no fue tal. Basta!

A los tres primeros los comisarios deportivos de la CDA del ACA, los recargaron por exceder la velocidade al momento de la largada del Sprint. De esa forma, Franco Vivian en otro de los Toyota Corolla oficiales, quedó consagrado como ganador.

Resultado verdadero cuatro horas después de finalizada la carrera clasificatoria: Vivian ganador.

El Misil además recibió 45 de recargo ya que se excedió de los límites de la pista, circunstancias que suelen ocurrir sin que mediaran sanciones de las autoridades. Canapa penado con 5s por exceder la velocidad al partir, lo mismo Berni Lllaver. Fue oportuno preguntarse, porque los comisarios deportivos dejaron que transcurriera el Sprint sin adoptar medidas, habida cuenta de los medios técnicos para controlar que, supuestamente, disponen, y recién cerca de las nueve y media de la noche, alumbró en plena noche, la decisión. ¿O acaso, pusieron la lupa luego de la denuncia del director del equipo Renault, Angel Guerra, a quien pudieron sumarse otros pares?

Franco Vivian triunfador, segundo Facundo Ardusso (Honda All New Civic) y Canapino, cuarto LLaver, quinto Julián Santero (Toyota Corolla).

Otro fuori pista. ¿A que le temen los comisarios deportivos de la CDA y ACTC, para dilatar tanto decisiones en más de una ocasión, que son imprescindibles, sean tomadas si ameritan con mucha mayor celeridad y sin tantos cabildeos?

Automovilismo argentino, transita como el país.

—————————

 

LA CÉLEBRE FRASE DEL ROMANO JULIO CESAR.

Tantas veces utilizada a lo largo de la historia, para sintetizar innumerables hechos y episodios, aunque sonara grandilocuente, bien pudo aplicarse a Matías Rossi en El Villicum sanjuanino.

Ocurrió que inmerso en complicaciones personales, derivadas de la restricciones adoptadas a viajeros afuera de la Argentina debido a la pandemia (dejadas de lado desde el 24 de este mes), tuvo que permanecer en cuarentena en su casa en el country Ayres de Pilar a su regreso desde Brasil, donde había viajado para correr el anterior fin de semana en Stock Car.

El cumplimiento de la medida por parte del Misil, se dijo, la habría controlado en su misma casa personal de Gendarmería Nacional…

Rossi ansioso, inquieto, corrió riesgos concretos de no poder correr en San Juan por la novena fecha del Super, en momentos en que los puntos valen mucho. Matías y en Toyota Argentina y el Gazoo Racing capitaneado por Darío Ramonda, de invariable verba prolija y diplomática, entendían los perjuicios deportivos a causar por una eventual ansencia. Por eso, ejecutivos de la terminal tomaron a su cargo las gestiones para destrabar la situación, con argumentos entendidos como válidos y ajustados a las normas.

“Se lograron las autorizaciones sanitarias para que Matías viajara, inclueron  un protocolo para el y nuestro equipo que llevamos  adelante.  El concepto fundamental del protocolo ha sido,  el aislamiento permanente de Rossi de todos los integrantes del equipo. Para eso instalamos  un sistema de comunicación, y nos mantuvimos en contacto por teléfono or radio.Matías ibar desde su motorhome hasta el auto para participar en las actividades”, había dicho a Carburando el mismo Ramonda.

Sin embargo, la semana previa a San Juan transcurrió sin encontrarse una salida, tanto que recién el mismo sábado inicio de la programación,alrededor de las seis de la mañana recién pudo arribar Rossi a San Juan. Como era de importante su presencia que se subió a un vuelo privado. La movida dio para hablar, e incluso hubo voces en desacuerdo en cuanto a la autorización a Matías para correr, en tan sentido, se mencionó que la gente del equipo Chevrolet se oponía a su participación, si bien no habría sido el único…

Rossi llegó a El Villicum y debió ajustarse a un estricto protocolo sanitario, aislado, sin matener contacto alguno, y limitado a ir del motorhome rentado a su Toyota Corolla para correr, comunicándose con el equipo por radio o celulares. La medida  no había sido explicitada.

El de Del Viso, largó séptimo el Sprint, y muy rápido se colocó segundo detrás del Honda All New Civic oficial de Fabián Yannantuoni. Hostigó al Patito sin resultado, sin embargo, la victoria le quedó servida en la penúltima vuelta cuando falló la caja de velocidad del auto de Fabián. Inconveniente también usufrutuado por Berni Llaver escudero de Agustín Canapino en Chevrolet, reiterándolo cuando sin chistar, cedió el segundo lugar al Titán. El campeonato ante todo…

 

Fotos portada:  gentileza Laprovinciasj.com

-publicidad-

3 COMENTARIOS

  1. Los equipos no deben entrometerse en la parte sanitaria (ó un equipo), para ello existen autoridades que manejan ese tema tan sensible.
    Hay que tener en cuenta además que los límites de la pista fueron acordados en reunión de pilotos entre los que faltaba Rossi por el aislamiento.
    Si todo esto fuera poco solamente se lo siguió a Rossi por una cámara y los demás bien gracias….
    En cuanto al adelantamiento si es real como dicen, estoy de acuerdo con la penalización de los cinco segundos.
    SI, hubo persecuta, mala desición de las autoridades y a destiempo.
    No defiendo a Rossi ni a nadie solamente es lo que se vio reflejado fuera de la pista.

  2. Ya escribí 100 veces la palabra decision.Es que las enfermedades ya no vienen solas, ahora además me cuesta la dicción.
    Siguiendo con el comentario nadie hace nada en pro de la categoría, no se quejen por las implicancias, ya van muchos tiros en el pie, no vaya a ser cosa que le peguen a la yugular, cerca están.
    El automovilismo fue mi vida y la categoría resulta muy cara a mis sentimientos, se me cae un lagrimón.
    Ojalá que quede tiempo para revertir en momentos que las marcas se aglutinan, los SUV creo que por moda. vienen copando la parada y el super TC2000 viene por el tobogán, el año entrante es visagra a rezar
    no ya por una mente brillante sino porque el conjunto logre ir por el camino correcto sin mezquindades.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre