DALE GAS, NENE.

Es uno de los nombres que aparece con futuro de Fórmula 1 y, si bien es nacido en Francia, llegó a Córdoba desde muy chico junto con su familia, que lleva adelante emprendiemientos hoteleros, por lo que los ojos de fierreros argentos están posados sobre Sacha Fenestraz. El chico arranca su periplo en el Campeonato de Europa FIA de Formula 3 con el equipo Carlin en el GP de Pau, Francia. Ah, acordate que Sacha, de 18 años, cuenta con el apoyo de la Renault Sport Academy.

“Hace seis meses que no compito. Algunos pilotos se han ido a correr a Nueva Zelanda, pero yo me he concentrado en el tema físico durante los primeros meses del año. Después hemos hecho bastantes entrenamientos, y eso me ha permitido seguir con mi aprendizaje con el coche y con el equipo. Es difícil hacer un balance de los entrenamientos porque nadie ha estado rodando en pista al 100%. El equipo me ha prevenido: la primera jerarquía no la podremos ver hasta después de las clasificaciones en Pau”, aseguró Sacha.

Sacha confía en pelear con pretensiones en la F3.
VisionAuto

Arranca el campeonato de la F3 en Pau le trae muy buenos recuerdos al franco argentino: “Todavía me acuerdo de la temporada 2015. Era mi primer año en el automovilismo de competición y me llevé dos de las tres carreras del Campeonato de Francia de F4″. Y, a la hora de marcar objetivos para este año, remarcó que “hay ocho pilotos que pueden aspirar a la victoria, y al título. Espero estar entre esos ocho pilotos y debutar metido en ese grupo, y luego ir escalando en objetivos, aspirando al top 5, y luego el podio… Creo que va a ser la temporada más difícil de mi carrera. Voy a tener que trabajar como nunca para poder lograrlo”.

Pero si algo dejó maravillado a Fenestraz fue el haber probado un Fórmula 1 de años anteriores, “el sueño del pibe” para la mayoría de los pilotos: “Jamás olvidaré esa experiencia. Pilotar un F1 es algo con lo que siempre he soñado, y fue una experiencia realmente increíble. Las sensaciones eran increíbles en cuanto a aceleración. Con 800 CV y 580 kg, ¡el empuje es muy fuerte! El coche en sí mismo no me pareció especialmente complicado de conducir con el sistema anti-patinaje. Eso sí, había que estar atento a las temperaturas, que suelen subir muy rápidamente. Sin duda, ha sido uno de los mejores días de mi vida vida”.

Por último, el pibe contó cuáles son las ventajas de formar parte de la Renault Sport Academy: “Me permite estar en contacto permanente con un equipo de Fórmula 1, hay muy buen ambiente entre los pilotos de la Academy, nos reencontramos habitualmente para trabajar nuestra condición física. También podemos intercambiar sensaciones con los ingenieros y está previsto que acudamos a varios Grandes Premios durante la temporada”.

 

Fotos: prensa Sacha Fenestraz.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre