Compartir

CAMPEÓN 2014 Y 2015.

Después de dos años corriendo afuera, en el Stock Car de Brasil y luego en el Mundial de Turismo, Néstor Girolami se ha reincoporado al Súper TC2000, y a “su” equipo. En una charla reciente con VA, el Bebu dejó sus impresiones.

“Girolami le da un plus al equipo, y va a exigir en la preparación a los otros pilotos nuestros. Se lo nota más aplomado, más maduro, con la cabeza más abierta si de automovilismo se trata, y ha venido con el “chip” de los que corren en Europa. Sin dudas, va a elevar la vara para los demás pilotos de la categoría, y en nuestro caso será en beneficio del equipo”. Quien traza su opinión en perspectiva, es Ulises Armellini, director del equipo Peugeot Total oficial del Súper.

VisionAuto

-¿Girolami volvió para ser el piloto elegido para intentar ganar el título de este año?
No, en absoluto; este tipo de cosas de inclinarnos por un piloto para pelear el campeonato, no pasan en Peugeot. Creo que quedó demostrado cuando tuvimos al Bebu y a Agustín (Canapino) en el equipo, ¿no?. Pelearon entre ellos como los más duros rivales, y nosotros entendimos que debía ser así más allá de los dolores de cabeza que nos originaron algunas situaciones. Sí, la gente de Peugeot nos apoyó en la postura adoptada en aquellos momentos, corrimos riesgos serios de perder el campeonato, pero la consigna era no favorecer a ninguno.

Girolami, Yannantuoni, Muñoz Marchesi y Werner, “cuatro número 9”, dice Ulises

-Así que firmás, que en Peugeot no hubo ni habrá  pilotos que jueguen para que otro integrante gane un campeonato.
Desde ya, acá no hay ningún piloto que sea, digamos, asistente de otro como sí hubo en otros equipos muy importantes en años atrás; no hay ninguno que corra para otro como pasó àños atrás con (Angel) Guerra y el Flaco Traverso cuando estuvieron en Renault; Guerra corría para Traverso y lo ayudó a ganar varios campeonatos. En ese caso era un piloto asistente para que otro saliera campeón. Pero bueno, era la estrategia que habían elegido. En Peugeot los pilotos han arrancado siempre con las mismas posibilidades, y después a medida que avanza el año vamos viendo, pero siempre apuntando a que todos cuenten con las mismas chances. Ya recordé lo que nos tocó vivir con Girolami y Canapino, recordarás las carreras en el callejero en Santa Fe en la carrera de la noche, y en Rafaela donde se tocaron. El dolor de cabeza existió, no hay que olvidar que mi responsabilidad al frente del equipo es grande, y cuento con gente a mi cargo que trabaja y pone lo mejor de sí. Aquellos episodios de hace tres años fueron bravos, pero nunca dejé de contar con el apoyo de Peugeot Argentina donde hay gente con una mentalidad muy evolucionada, son inteligentes. Sí claro, en la actualidad siguen con las mismas premisas.

En el fútbol se habla de jugadores que saben asistir a compañeros con pases-gol. Descartado entonces este tipo de “jugadores” en Peugeot…
-Insisto, la prioridad es pensar todos en el equipo, por eso no va eso de “asistentes” para que otro haga el “gol”. Nosotros disponemos de cuatro número 9, cualquiera de ellos pueden hacer los “goles”.

Pulgar para arriba. Armellini no ve que entre Werner y Girolami, se produzca los “choques” protagonizados por entre Bebu y Agustín Canapino.

-¿Como notás que se está dando la convivencia de Girolami con Mariano Werner?
-Mirá, Mariano es otro peso pesado del automovilismo argentino, y te reitero, todos largan en la misma línea y no creo que entre Girolami y Mariano se puedan originar los problemas que hubo entre Bebu y Canapino; más de una vez se corrieron abajo de los autos para “cantarse” lo que pensaba uno del otro, je!

-¿Que sensación te dejó ver al Autódromo de Buenos Aires vacío en la primera fecha del campeonato de este año del Súper?
-Lo de Buenos Aires se debió a varios factores en los que todos tuvimos que ver; y sí, en las terminales no vieron con buenos ojos que se estuvieran las tribunas vacías, ¿como pudo ser que ocurriera algo así en el autódromo de Buenos Aires, la gran vidriera del automovilismo argentino?. Sí, el tiempo no acompañó, pero también fallamos todos, la categoría, los equipos, el Automóvil Club. Si hay mal tiempo como también sucedió en la última en Rosario donde hubo buena cantidad de gente, en el caso de Buenos Aires y más aún tratándose de justamente Buenos Aires, se deben adoptar medidas previas para enfrentar a ese fenómeno. Lo de Buenos Aires, fue un reflejo más que el automovilismo en nuestro país está a la intemperie.

 

1 COMENTARIO

  1. Perdon, pero no es tan asi…se olvidan rapido…lo que paso en Chile???? Santero le dio el puesto a Girolami y encima quedo afuera del equipo al año siguiente.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre