MARIA DE VILLOTA continúa en situación delicada, con el brazo derecho comprometido y expuesta a nuevas operaciones en el rostro tras haber perdido su ojo derecho. Pero ¿cómo llegó a ser tester de Fórmula 1?

Un piloto tester de Fórmula 1 es una construcción semántica interesante: no hay pruebas ni tests en F-1 desde hace algunos años, para reducir costos, salvo las cuatro sesiones generales de comienzos de año. Pero los equipos pueden “vender” esa posibilidad, y los que la compran logran una exposición o una proximidad que de otra manera no es sencillo lograr.

Todos las escuadras de Fórmula 1 nominan a un piloto alternativo, que pueden inscribir en caso de que algunos de los titulares no comience el fin de semana de Grand Prix, y consiguen probar eventualmente los viernes. En el arranque del GP británico, en Silverstone, bajo la lluvia, Valtteri Bottas (Williams), Dani Clos (HRT) y Jules Bianchi (Force India) salieron a pista en el primer ensayo aunque no corren el Mundial.

SpeedAgro

En 2012, la Fórmula 1 ya pisó en dos ocasiones territorio español, en Barcelona y Valencia. Pero el equipo Marussia no le dio el volante de uno de sus autos a su piloto tester, De Villota, como sí HRT hizo con Clos. La española, de 32 años, profesora de educación física, no conducía un F-1 desde agosto pasado, cuando realizó unos giros con un Lotus-Renault en Montmelo. El asiento que podrían darle, el del francés Charles Pic, está bien pago para toda la temporada.

Así que María iba a los Grands Prix, pasaba el tiempo con la escuadra Marussia, hacía notas para la TVespañola (mostrando cómo es un volante de un F-1, un cockpit e intimidades por el estilo) y mataba el tiempo esperando una oportunidad que no iba a llegar sino hasta dentro de muchos meses…

María De Villota en el box del equipo Marussia.

Los equipos suelen hacer “shakedowns”, como en el rally, comprobaciones de que los autos están óptimos y no pierden fluido alguno. Cuando la carrera es lejos de la base del equipo, eso se hace en la primera vuelta de la práctica, esos giros en los que los pilotos no alcanzan a dar una vuelta. Pero en este caso, en Inglaterra, algunas escuadras hacer esos shake-downs antes de mandar los autos a Silverstone, que fue lo que hizo Marussia, y de paso ensayaba alguna modificaciones aerodinámicas en el MR01-Cosworth. Le dieron la chance a María: no se trataba de hacer vueltas rápidas sino de ir rápido por una recta (la pista del aeródromo de Duxford) y testear esas piezas.

La tarea no es muy compleja, pero María nunca había andado con este auto. Era la primera vez que se subía. ¿Cómo había llegado allí?

El accidente de De Villota en Duxford.

Un breve repaso al historial de la DeVillota muestra que los más de 12 años de campaña en el automovilismo no fueron muy exitosos en términos absolutos. Relativos, sí: no son muchas las mujeres que llegan a competir mano a mano con los hombres en un deporte machista como pocos. Pero ¿éxitos reales? Cero.

Lo más potente que llegó a conducir María fue un Superleague Fórmula de 750 HP. Anduvo enla F-3, probó un Audi de DTM (pero no llegó a correr como sí la escocesa Susie Wolff, nacida Stoddart, de quien ya volveremos a hablar). Triunfos no logró ni uno solo…

Pero todo se precipitó: el 5 de marzo pasado, firmó contrato con la empresa de management 2MB, cuyo titular es el ex piloto de F-1 e IndyCar Mark Blundell (que fundó la agencia con otro ex F-1, Martin Brundle, de allí el nombre, dos M.B.) y dos días más tarde se anunció que pasaba a ser piloto tester de Marussia. La declaración de María era llamativa: “Estoy muy contenta de unirme al equipo Marussia F1 como piloto de pruebas –decía en el comunicado- Es una magnífica oportunidad para trabajar de cerca con un equipo de Fórmula 1 y de obtener una importante experiencia de cara a progresar en mi carrera deportiva, incluido un test a final de temporada en Abu Dhabi. O sea, una piloto de pruebas ¡que no va a probar sino hasta fin de año!

Más sorprendente es la declaración del jefe de la escuadra, John Booth: “Estamos encantados de dar la bienvenida a María a nuestro equipo dentro del programa de piloto de pruebas. Va a tener la oportunidad de integrarse en el entorno de un equipo de Fórmula 1 (…). También le daremos la oportunidad a María de probar tecnología de F1 a finales de la temporada, lo que será un valor añadido en sus credenciales deportivas”.

Estaba claro: antes de fin de año, sopa. Con suerte, María conseguiría subirse a finales de 2012. ¿Qué hacía entonces en el equipo Marussia? ¿Figurar gratuitamente? ¿En un equipo desesperadamente necesitado de cash?

De Villota en una presentación del Banco Santander.

¿Tendrá algo que ver el hecho de que el primo de María, Pablo De Villota, periodista y fanático del automovilismo, es el manager de sponsorización en la Fórmula 1 del Banco Santander? Sí, el mismo banco que auspicia a Fernando Alonso en Ferrari o a éste GP de Inglaterra, uno de los sponsors más poderosos de la F-1 actual…

Pablo De Villota, el primo de María y ejecutivo del banco que auspicia a la F-1.

La pista del dinero nos lleva a la otra mujer que está vinculada a la Fórmula 1 de hoy, Susie Stoddart Wolff, también rubia como María pero dos años menor. La escocesa corre en el DTM para Mercedes desde 2006, con dos séptimos puestos como máximos logros. Pero en octubre de 2011 se casó con Christian “Toto” Wolff, diez años mayor que ella, un piloto amateur que llegó a ganar una carrera en la FIAGT, mientras desarrollaba una carrera paralela en el mundo de los negocios, comprando y vendiendo acciones. Así, por ejemplo, se compró en noviembre de 2009, un 18 por ciento de las acciones de Williams, el equipo de F-1.

Christian "Toto" Wolff.

Valtteri Bottas, el campeón dela GP3 y el piloto que Williams pone los viernes en la primera práctica de los Grand Prix, tiene como manager a Wolff, que está asociado al ex campeón mundial Mika Hakkinen (compatriota de Bottas) en esa tarea. El pequeño finlandés es el tercer piloto de Williams, pero ¿sabés quien es el piloto tester de la escuadra de Sir Frank?

Desde el 11 de abril pasado, Susie Wolff.

Susie Stoddart Wolff.

Por P.V. 

 

 

 

6 COMENTARIOS

  1. estoy seguro de que debe haber alguna buena piloto por ahí, pero no han logrado el apoyo económico para llegar a la máxima. las que si lo lograron, lamentablemente, no tienen el talento necesario. ojalá maría se recupere bien de sus heridas.

  2. No se bien como encuadrar este tipo de pruebas. No se olviden que hace unos años, Ivan de Pineda tambien se subió a un F1 (y a un renault, no a un marussia). Y a diferencia de esta chica, ivan de pineda jamas corrió ni en bicicleta…

  3. Primero, es lamentable lo que le ha sucedido a De Villota, ojalá se tomen las medidas para que no vuelva a ocurrir. También deseo que se recupere lo mejor posible.
    Hubo un tiempo en el que ser piloto de F1 representaba otro status, al menos para mi. Para llegar había que demostrar talento y valentía en las categorías inferiores y luego, sobre un F1 había que demostrar que también ahí el piloto se la bancaba. Las butacas de los equipos de punta estaban al alcance de los mejores y por supuesto que se podía «comprar» un lugar, pero las butacas disponibles eran de equipos de cola. Aún mostrando un gran talento, el acceso a una buena butaca era muy limitado, ver el caso Senna, que habiendo ganado todo, incluso con comodidad el campeonato de F3 mas competitivo del momento, solo llegó a un Toleman y de ahí, a remarla desde adentro. Hubieron grandes pilotos que no fueron dominantes en las inferiores, pero demostraron su valía en equipos de cola y de ahí, se fueron para arriba.
    Hoy no se ven esas cosas, estoy seguro de que si Alonso no tuviera la banca que tiene, es decir que mañana dice que no pone un mango y no tiene auspiciente, lo mandan a correr en la PS3 de su casa. Yo creo que se debe al tema técnico, cuando Williams desarrolló su FW14, se buscó a los pilotos mas experimentados y con mejor fama de probadores que encontró, Mansell y Patrese, porque un auto tan innovador no se puede desarrollar por un chico de 18 años que empieza la F3, ¿verdad?. Los autos de hace unos cuantos años eran muy distintos y habían grandes libertades técnicas, por lo que los equipos no se podían dar el lujo de perder tiempo enseñando a adolescentes a desarrollar una suspensión o a esperar que este chico distinga cual de los 10 compuestos de goma que habían a disposición se comporta mejor en un día caliente.
    A mi me gustaría que la F1 vuelva a ese punto, donde un Alonso, Vettel o quién sea vale mas por su talento que por su imagen, que al pibe que despunta en las inferiores lo van a buscar, no que sea él que se ponga a buscar un auspiciante, a golpear puertas de su gobierno o lo que sea cuando lo que pretende es ocupar el puesto que se ha ganado en la pista. Me parece aberrante que hoy se tome como normal que si un piloto no llega a la F1, sea culpa de la falta de apoyo, cuando esos lugares deberían ser ocupados por talento y sin importar si trae o no plata bajo el brazo. Aún recuerdo cuando algún piloto como Diniz llegaba a la F1 y era denostado por la crítica popular ya que lograban su lugar a base de dinero y por el contrario, se elogiaba que tal o cual piloto había llegado y permanecido sin poner un mango jamás.
    Hoy ya no le doy valor a la F1, no la creo respetuosa con su historia y lamento que grandiosos pilotos de hoy en día no puedan demostrar su altura frente a los grandes del pasado.
    Lógicamente, es mi punto de vista, se sustenta en notas como esta, por haber seguido la categoría por mas de 30 años, por interiorizarme de lo que me he perdido por haber nacido tarde y por lo que a mi me gustaría ver. Pobre Bernie, seguro que ahora no va a poder dormir.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre