SOPORTAR EL VENTAVAL, Y DESPUÉS AFRONTAR LOS DAÑOS PARA SEGUIR.

De boca de uno de los conductores de una automotriz, en el caso de FCA Argentina, Martin Zuppi, director general de la empresa desde 2018, resulta revelador escuchar algunos puntos de vista sobre un muy crudo panorama del sector, debido a las consecuencias por la pandemia de coronavirus. Los ha volcado hace poco, en la nota publicada por el portal www.forbesargentina.com

Sin ventas, con la producción parada; la industria automotriz va camino a una de sus mayores crisis. A la cuarentena y la recesión argentina, se suma el parate en Brasil y el reseteo del mundo. Acá algunos de los puntos de vista de Zuppi en la nota mencionada.

«El coronavirus es para la industria automotriz, un obstáculo más en un sector que ya acumula meses de golpes. La caída en las ventas de 0km, el estancamiento económico y la falta de financiamiento ya daba muestras de un 2020 con mucha incertidumbre».

“La cadena automotriz es muy larga y muy grande, y hoy se ve afectada al 100%. Preocupa cuándo salimos y cómo salimos de esto. Hoy es muy complejo pensar, que alguien puede llegar a cambiar el auto.

«El tema es que hay que ver cómo reacciona el mercado cuando se levante la cuarentena. No veo una reactivación rápida para nuestro sector».

Producciones de automotrices en la Argentina, paradas al momento.

«Hoy en día es difícil pensar cómo va a reaccionar la producción argentina. Primero porque parte de la producción es mercado local y la otra parte es para exportación. Y hoy, todos los mercados están complicados. El año pasado nosotros estábamos complicados, pero Brasil traccionó. Entonces el 80% de la producción que se exportaba funcionaba. Hoy, el mercado externo está tan parado como el nuestro».

«Teníamos previsión de mercado local similar a 2019 desde el volumen, pero mejor en lo económico. El año pasado cerró con la venta de 439.000 unidades. La previsión para 2020 era 400.000. Hoy quedaron viejas las previsiones. Hoy estamos viendo un mercado de 250.000 unidades. Y esperando a ver cómo reacciona. Es una catástrofe: pasamos de un mercado de 850.000 en 2017 a 250.000, en tres años. Es una locura».

«Creo que desde la salud es lo correcto (las medidas adaptadas por el gobierno nacional). Hay que cortar cuando antes la cadena de contagios. Desde ese ángulo es lo correcto. Ahora, desde lo económico, el impacto es infernal. Con esto no digo que esté mal tomada la medida. Sino que quizás hay que pensar en algo más laxo. Hoy la rueda está totalmente parada».

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre