UNA VIEJA COSTUMBRE.

Durante más de 30 años fueron el auténtico combustible de la Fórmula 1: los equipos que ganaban los títulos mundiales eran movidos por las tabacaleras, los principales sponsors de la máxima categoría entre 1970 y 2006, cuando el apoyo se tornó políticamente incorrecto.

SpeedAgro

¿Quién no recuerda los Lotus John Player Special, los Marlboro McLaren o los Williams Rothmans? ¿Quién se olvidó que Enzo Ferrari quebró su regla de hierro, no aceptar sponsors que no fueran socios técnicos, una vez que Marlboro ofreció a cambio pagar los salarios de sus pilotos?

Desde entonces, la fuente de ingresos más notable de los equipos de punta han sido los derechos televisivos: sin los grandes patrocinios de una o dos décadas atrás, la mayoría de las escuadras sobrevive con el dinero que el dueño de los derechos comerciales (antes Bernie Ecclestone, ahora Liberty Media) reparte al cabo de cada temporada entre los diez mejores equipos.

Pero casi quince años después, la marea parece volver a cambiar.

Fue el grupo Philip Morris International (PMI), patrocinador histórico de Ferrari a través de su marca Marlboro, el que hábilmente inició este movimiento en octubre. Desde el GP de Japón, los coches italianos lucen el logotipo de “Mission Winnow”, que es “un programa de contenidos relacionados con la ciencia, la innovación y la tecnología como vehículos de mejora y transformación para PMI y sus colaboradores”, precisa Philip Morris. Parece humo, realmente…

El segundo paso lo dio la British American Tobacco (BAT), que anunció una colaboración con McLaren, que hará que los coches y los pilotos de la escudería británica luzcan el logotipo de “A Better Tomorrow” («Un mejor mañana»), presentado como “una plataforma global para acelerar el programa de transformación” de BAT. Se ponen ahí en valor los “productos de riesgo potencialmente reducido” (como el cigarrillo electrónico) que desarrolla el grupo.

Con la publicidad para el tabaco prohibida en numerosos países –incluida la Argentina, que fue uno de los motivos por los cuales la F-1 dejó de venir luego de 1998- las marcas de tabaco promocionan ahora en la F1 proyectos paralelos a su actividad principal y productos menos controvertidos, según sugiere la agencia AFP.

“Nuestra iniciativa no hace promoción de ningún producto ni de ninguna marca del grupo Philip Morris. Al contrario, Mission Winnow tiene como objetivo ilustrar nuestro compromiso para mejorar constantemente. Esta iniciativa abre una ventana al nuevo Philip Morris y a nuestros colaboradores, así como a nuestro compromiso y nuestra motivación comunes”, defiende Tommaso di Giovanni, director de comunicación del grupo. Buscar “Mission Winnow” en Google conduce rápidamente a Philip Morris.

Por parte de BAT, “esto no tiene nada que ver con lo que hacíamos antes de 2006”, afirma una portavoz del grupo. “No se trata de promover productos relacionados con el tabaco”, señala. BAT fue un actor importante de la F1 entre 1999 y 2005 con el equipo BAR, el mismo que luego se transformó, sucesivamente, en Honda, Brawn y ahora es el campeonísimo Mercedes…

En un momento en el que las escuderías privadas tienen problemas con sus presupuestos por la falta de grandes patrocinantes, el aporte financiero de las marcas de tabaco, que han hecho crecer la categoría en el pasado, se presenta como un argumento tentador. Es muy difícil encontrar un sponsor dispuesto a aportar 50 millones de dólares por la temporada: y las escuderías precisan al menos 200 millones para disputar un año completo.

El JPS Lotus, campeón en 1972 con Emerson Fittipaldi

Pero su regreso a la F1 no genera unanimidad. En Australia, que acoge el primer Gran Premio de la temporada el 17 de marzo en Melbourne, las autoridades sanitarias examinan el logo “Mission Winnow”, que se parece al de Marlboro, para determinar si se trata de publicidad encubierta.

 “Trabajamos actualmente con los organizadores del Gran Premio australiano para comprender y responder a las preocupaciones de las autoridades sobre Mission Winnow”, asegura Di Giovanni. “La señalización utilizada en los uniformes de los miembros de la Scuderia Ferrari y en la página web son conformes a las leyes aplicables a nuestras actividades en Australia y en el Estado de Victoria”, donde está situado Melbourne.

“Examinamos actualmente en detalle las leyes y las reglamentaciones” sobre el tabaco en los países que acogen Grandes Premios, señala por su parte British American Tobacco. “Debemos todavía determinar qué activaciones de marca poner en marcha en qué países, pero respetaremos los entornos reglamentarios”, añade.

La Federación Internacional del Automóvil (FIA), que se encarga de las reglas del campeonato, se mantiene prudente pero firme sobre este tema. “No tenemos conocimiento de los detalles de este acuerdo o de las modalidades de esta colaboración. Es difícil evaluarlas en este momento. Sin embargo, desde 2006, la FIA se opone firmemente a toda publicidad o patrocinio de los cigarrillos o los productos del tabaco en el marcado de sus campeonatos y esa enfoque no ha cambiado”, asegura.

LAS PRUEBAS

El lunes 28 arrancaron los ensayos 2019 en Barcelona; sólo faltó Williams, que no terminó su coche. Aquí, el detalle de quién probaba en cada día:

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre