EL APELLIDO ROSBERG PUDO haber estado inscripto muchos años antes en la lista de ganadores del Gran Premio de Austria en la que lo colocó la reciente victoria de Nico. A papá Keijo le faltaron un puñadito de metros para completar con su Williams FW 08 la arremetida sobre el Lotus 91 de Elio De Angelis en aquel vibrante final (foto) de la carrera que el 15 de agosto de 1982 tuvo por escenario la anterior y más extensa (5.492 metros) versión del trazado austríaco, por entonces denominado Osterreichring.

Por apenas 080/1000, De Angelis  pudo a contener a Rosberg en la que hasta ahora se ubica como la cuarta definición más cerrada en la historia del Campeonato Mundial de Fórmula 1. Fue tal la arremetida del Williams sobre  el Lotus que de haber estado la llegada unos pocos metros más adelante, el italiano no hubiese podido festejar la segunda de sus victorias en la categoría. Fue también la última porque no logró repetir antes que el 15 de mayo mayo de 1986 muriese sobre un Brabham durante unas pruebas en el circuito francés de Paul Ricard.

Keijo se quedó con toda la bronca por haber tenido tan cerca su primer triunfo pero se fue del Osterreichring como virtual nuevo lider de aquel cambiante campeonato. Si bien sus 33 puntos eran superados por los 39 de Didier  Pironi, el francés era un rival que ya casi  no contaba pues su campeonato, y también su campaña en la Fórmula 1, se había terminado anticipadamente por las graves fracturas en sus piernas sufridas nueve días atrás en un terrible accidente bajo la lluvia durante los entrenamientos del Gran Premio de Alemania. Como cercanos escoltas en la tabla de posiciones real, Keijo, que desde la tercera carrera había heredado el lugar de primer piloto en el equipo Williams ante el retiro de Carlos Alberto  Reutemann, tenía a los hombres de McLaren. El más amenazante era John Watson, con 30 puntos y el otro qeu sumaba 26, era alguien que 32 años más tarde haría fuerzas por el triunfo de Nico desde su lugar de director ejecutivo de Mercedes Benz: Niki Lauda. Aquel tercer domingo de agosto, Niki llegó 5° ante sus compatriotas.

Keijo tardó apenas dos semanas más en sacarse las ganas de festejar su primer triunfo en el Mundial. Venció en el Gran Premio de Suiza, corrido en el circuito francés de Dijon ante la prohibición de disputar  carreras de velocidad en el pais helvético, vigente desde 1955 luego del accidente en las  24 Horas de le Mans. Esta victoria  consolidó a Keijo en el camino rumbo al título. ¿Sucederá lo mismo con su hijo, tras el triunfo de Nico en el Gran Premio de Austria que colocó en su historial de ganadores, un apellido que por unos pocos metros faltó durante tanto tiempo?.

Por el equipo de VA

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre