Y SE SACÓ LA MOCHILA DE ENCIMA.

Había probado el sabor de la victoria en el sprint, pero le faltaba ganar una final. Y lo hizo. De reciente pasado en la ProMazda y en la Indy Lights de la mano de Ricardo Juncos, Nicolás Dapero estampó su nombre en el automovilismo nacional tras imponerse por primera vez en un auto con techo en el Rosendo Hernández de San Luis, donde el TC 2000 disputó su 10° fecha, aprovechando el abandono de Marcelo Ciarrocchi, el gran candidato a llevarse todo.

El pibe, con el Renault Fluence del Ambrogio Racing, se armó de paciencia tras largar detrás de Ciarrocchi, poleman y gran favorito para llevarse la carrera al contar con un veloz Citroën C4 Lounge, además de buscar quedarse en solitario con la cima del campeonato, algo que, por cómo se presentaba el panorama, parecía probable. Pero, entre los embates de Dapero y un problema en la rueda delantera izquierda, el de Almafuerte debió entrar a boxes, por lo que Nicolás heredó la punta.

Dapero y Pernía delebra el 1-3 del Ambrogio. Palazzo, segundo con el Citroën.
SpeedAgro

Y ahí sí, marchó directo y con enorme comodidad hacia la victoria, girando rápido y sacándole una gran diferencia al resto.“Soy de los que piensan que un buen piloto tiene que andar rápido con cualquier auto y ganar en cualquier categoría, hoy me toca estar en TC2000, una categoría que tiene un nivel muy alto y, poder ganar es algo muy satisfactorio”, afirmó Nico.

Además, consideró que “era cuestión de tiempo para que llegara la victoria. A lo largo del campeonato fueron muchos los fines de semana que estábamos peleando la punta y por situaciones del automovilismo, lo pudimos lograr en San Luis. El resultado quedó a la vista”. Y agregó que su objetivo es “aprender, sumar experiencia ya que es mi primera temporada en autos con techo. Trato de aprender de mis compañeros de equipo y de cada integrante del equipo para poder estar más adelante y peleando por las carreras”.

Sapag festejó en el Sprint, donde Chialvo fue segundo para estirar su ventaja en el campeonato.

Compañero de Dapero, Mariano Pernía terminó tercero para el 1-3 del Ambrogio y, con este resultado, alcanzó a Ciarrocchi como escolta en el campeonato, mientras que Hernán Palazzo, con un C4 Lounge, completó el podio puntano con un gran segundo puesto. Pero el que hizo un buen negocio fue Martín Chialvo (Ford Focus) que, con el segundo puesto en el sprint que ganó José Manuel Sapag con el Corolla, y el noveno lugar en la final, estiró su ventaja en la punta del campeonato a falta de dos carreras.

Repasando el campeonato, Chialvo manda con 308 puntos, Pernía y Ciarrocchi lo escoltan con 286, Palazzo tiene 273 y Santiago Mallo 246. La próxima, el 18 de noviembre en el Juan Manuel Fangio de Rosario.

 

Fotos: prensa TC 2000 y Ambrogio Racing.

Jeluz | Productos Eléctricos

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre