INVITADOS DESTACADOS.

¿Cuánto hacía que no teníamos una carrera con una vuelta final, con tres cambios de lideres a puro sobrepasos?  ¿Cuánto que nos ilusionábamos con una carrera disputada hasta la bandera a cuadro, y terminábamos asistiendo a trencitos veloces? ¿Y cuánto que no veíamos una lucha con maniobras ajustadas, al milímetro y tres autos andando a la par?

Desde los primeros momentos de la carrera inicial Josito Di Palma,, como titular del Fiat del Octanos Competición, impuso su ritmo para llegar al triunfo.

Bueno, todo eso se dio en la segunda carrera de Top Race en su visita al El Villicum sanjuanino. Un nivel altamente emotivo que contrastó con la tranquilidad que presidió el triunfo de Josito Di Palma en la primera competencia. Un desarrollo emocionante, que además en un circuito como el de El Villicum  (el más moderno de la Argentina y junto al de Río Hondo, entre los dos mejores), que posibilita esta clase de espectáculos.

-publicidad-

Hubo que agradecer a tres pilotos, o mejor dicho a tres amigos de Arrecifes, como Agustín Canapino, Valentín Aguirre y Stefano Di Palma. Tres pilotos que siempre fueron al frente, tres amigos quienes más allá del triunfo, porfiaron por el orgullo de volver al pueblo y contar que habían sido los ganadores.

“Todos los autos son iguales y esto te da la posibilidad de pelear mano a mano…”, destacó Canapino como otra lógica explicación a tan emotiva carrera. Una opinión que también camufló un critica a los sistemas de lastres, que emplean otras categorías (TC, TC 2000 y Turismo Nacional) para tener competitividad. Sus dirigentes, ¿habrán tomado nota del mensaje luego de lo visto en el circuito de San Juan?

El duelo entre Valentín Aguirre (138) y Agustín Canapino (5) por la punta signó gran parte de la segunda carrera. Finalmente y por distintos motivos, ambos fueron relegados por Stefano Di Palma.

Pudo ser Canapino el ganador de esa lucha entre arrecifeños. Era el gran candidato para entusiasmo de Lucas Guerra, quien lo invitó, titular del Chevrolet del Halcón Motorsport, pero en esa frenética última vuelta cometió un exceso. Dejó una “puerta abierta” en la que no dudó en entrar un acechante Valentín Aguirre, como revancha a un liderazgo que Agustín le había quitado unas vueltas antes. Debió bancar Valentin el asedio de un inspirado Stefano Di Palma y de Canapino y sostuvo el liderazgo hasta la bandera de a cuadros. Pero no estaba todo dicho como otra señal de una carrera cambiante. En el podio monopolizado por arrecifeños, sólo un «extranjero, Guerra; Valentín se enteró del recargo por no respetar la bandera amarilla que lo relegó al segundo lugar por detrás de Stefano Di Palma, titular del auto que tuvo como invitado a Juan Tomás Catalán Magni, otro nativo de la Cuna de Campeones de Arrecifes. Un recargo que modificó el orden pero no el mérito del 1-2  de los Fiat del Octanos Competición.

Stefano Di Palma y Catalán Magni en el escalo más alto, rodeados de Josito-Aguirre y Canapino-Guerra. Este último fue la excepción en un podio copado por arrecifeños.

“Nunca vi la bandera amarilla. Si no me alcanzaba para ver los espejos por lo apretado que veníamos todos, menos iba a ver la bandera amarilla”, argumentó Valentín, quien con su actuación más su triunfo en TC Pick Up en la semana anterior, parece haber recuperado el buen nivel que extrañamente  perdió el año pasado en el TC.

“Me voy tranquilo, porque en la pista puse todo”, agregó Aguirre. Puede estar bien tranquilo porque respondió a la confianza que como invitado, le depositó el titular Josito Di Palma. Y lo retribuyó con el interés de unos puntos que colocan a Josito al frente del campeonato. También, porque junto a sus vecinos y amigos de Arrecifes entregó la carrera y la vuelta final que estábamos esperando desde hace tiempo.

Fotos: Top Race

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre