EN UNA DE LAS AVENIDAS MAS ELEGANTES del planeta, en París, los constructores se esfuerzan por hace conocer su marca. Venite a dar un paseo.

A  pasitos del Arco de Triunfo, en el 136 de Champs Elysees, está instalado el Peugeot Avenue, un solar de 300 metros cuadrados que recibe… ¡2.500.000 personas por año!.

La cuestión no es vender autos sino mostrar la imagen de la marca a turistas que provienen de países dónde quizás Peugeot no se comercializa. Una pareja japonesa hizo lo posible para comprarse un León e importarlo a su país, que no es mercado habitual de la marca.

 

 

En el centro del Peugeot Avenue, dónde se puede ver el nuevo Peugeot 208 con texturas increíbles, se exhibe el Quartz, un cross-over de una facha increíble, con materiales muy innovadores -como el basalto en la carrocería- y un tren de potencia híbrido, con un motor naftero 1.6 y dos impulsores eléctricos, que generan en conjunto unos 500 HP. Fabuloso.

 

 

Seguimos caminando rumbo a la Plaza de la Concordia, cruzamos de vereda y en el 79 de Champs Elysees encontramos la Cita Toyota.

 

 

El Toyota FT-1, un concept-car de la marca con elementos extraídos de la experiencia F-1 más homenajes a otros modelos emblemáticos de la compañía, el sucesor del GT-86, domina la escena. Pero está lejos de ser lo más impactante del local:

 

 

 

Eso le corresponde a la sensacional presentación del Auris híbrido: está cortado al medio y ambas mitades se deslizan suavemente a lo largo de la guía, de manera de poder apreciar en detalle el interior y su tecnología. Super original.

 

 

En la foto superior estaba «adelante» la mitad derecha, en ésta es la izquierda la que se deslizó en ese sentido y nos permite apreciar el corte del motor. Absolutamente llamativo.

 

 

No podía faltar el TS040, el modelo con el que Toyota ganó el Mundial de Endurance y permitió la consagración de sus pilotos Sebastian Buemi y Anthony Davidson como monarcas de la categoría. Un video de cinco minutos sobre una pared lateral te lo recuerda.

 

 

Volvamos a cruzar a la margen derecha de Champs Elysees: en el 118 se encuentra Mercedes Benz, y toda la elegancia de la casa alemana.

 

 

Una novedosa gema de la colección de Stuttgart dominaba el panorama: la cupé AMG GT S, que con un motor V8 biturbo eroga 510 HP y puede superar los 300 km/h de máxima.

 

 

En la boutique de la concesionaria, esta perlita: una réplica del 300SLR con el que Juan Manuel Fangio terminó segundo en la Mille Miglia de 1955, por la bonita suma de 375 euros… Como para decir «¡Déme dos… dos cafés!»

 

 

En la otra vereda, cerquita de la tienda oficial de París Saint Germain, en el número 53 de los Champs Elysees, se emplaza L’Atelier Renault, un sitio que se diferencia de los otros que visitamos gracias a su restaurant en el primer piso…

 

 

El SUV Kadjar impacta apenas se traspone el ingreso, otro cross-over con motorizaciones diesel o naftera, con muchos elementos de confort.

 

 

Pero también llama la atención esta versión «Fórmula 1» del Twizy, el simpático aparato eléctrico de dos plazas cada vez más popular en las calles de París; este modelo posee mucha fibra de carbono más spoilers y alerón trasero. ¡Tremendamente chic!

 

 

Y mientras finiquitan la compra de Lotus, exhiben a su último campeón del mundo, el RedBull RB9, líder de la F-1 mientras subsistieron los motores V8.

 

 

En el 42 de Champs Elysees, más alejado del Arco de Triunfo, el colorido espacio de Citroen.

 

Inconfundible silueta del 3CV en la entrada al local, un guiño a los visitantes: ¿quién no vio nunca un Patito Feo…?

 

 

Lo más llamativo de todo el paseo: un tobogán en espiral, desde la planta superior hasta el subsuelo: te tirás por dos euros y en la caída vas viendo por las ventanillas todos los modelos en exhibición.

 

 

Por ejemplo, el Citroen Zero (eléctrico y sin emisiones, de allí el nombre) y el C1…

 

 

Y cuando llegás al subsuelo te espera el archirrequeteconocido C-Elysee de WTCC, el campeón mundial de autos de Turismo. Si estás enganchado con los modelos en escala…

 

 

… podés comprarte el n° 37 de Pechito López en escala 1/43. Ojo, 46 euros tampoco es muy barato, ¿eh?.

 

 

Los amigos de TAG-Heuer también posee su chiquérrima boutique en la gran avenida de la elegancia parisina… Para bajar un cambio y llegar con el envión a la Plaza de la Concordia.

Texto y fotos: P.V. (añorando París…)

 

 

 

 

 

 

 

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre