NUNCA PASAN DE MODA.

Organizada por el Citroën Club de Buenos Aires, se realizó un multitudinario encuentro donde modelos clásicos dejaron claro, que el espíritu de camaradería y felicidad entre los fanáticos de la marca se mantiene inalterable. Medio centenar de vehículos clásicos tomaron las calles de Colegiales y el lugar elegido fue la Plaza Mafalda, un lugar emblemático de Buenos Aires y muy representativo para Citroën, ya que es la marca que llevaba y traía a tan entrañable personaje creado por el caricaturista Quino.

Un evento que concentró una vez más a los fieles de la marca y a más de 50 modelos de distintas épocas, diferentes estilos y estados…, y adonde todos llegaron viajando en sus vehículos originales desde su lugar de origen. Un auténtico festival para los sentidos, y como debía ser, hubo además entregas de distinciones especiales.

La reunión contó con el apoyo de Citroën Argentina, presente con representantes, para dar el marco institucional que merecía la magnitud del evento. El SUV C4 Cactus y el SUV C5 Aircross, máximos representantes de la marca en nuestro país, fomaron parte de la actividad, acompañando a los mejores exponentes de cada época histórica: desde el Traction Avant, el 2CV y 3CV, el Ami 8, el Mehari, el SM y tantos clásicos de la marca que despertaron la curiosidad y el entusiasmo de los vecinos.

Un día festivo al aire libre y en familia: el mejor homenaje para una marca que caló hondo en el corazón de distintas generaciones. “La teoría no sirve para nada. Lo importante es el ejemplo”, decía André Citroën. Si las personas no podían ir a Citroën porque estaba muy lejos, entonces sería Citroën quién se acercaría a las personas. Un visionario que supo anticiparse a su tiempo con ideas e innovaciones que marcaron la historia de la industria del automóvil.

 

Fotos: Prensa Citroën Argentina.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre