«ME FUI DE LOTUS porque no me pagaron el sueldo». Lo admitió finalmente Kimi Raikkonen en Singapur, como razón para haberse marchado a Ferrari.

El finlandés tiene contrato para ganar 8 millones de euros como salario básico durante 2013, más un adicional de 50 mil euros por punto ganado, que en lo que va del torneo ya le representan otros 14,7 millones de euros. En suma, más de 22 millones de euros, al menos en los papeles… Es una cifra superior al sueldo plano de 18 millones de euros que RedBull le paga al campeón mundial Sebastian Vettel.

El año pasado Kimi había ganado, en total, 18,35 millones de euros, que fueron pagados con demora. «A mí me gusta correr, esta es la razón por la que lo hago -argumentó el glacial finlandés- Pero no me pagaron… Quiero ayudar al equipo, quiero ganar, es tan desafortunado».

Lotus no formuló comentario alguno.

Por el equipo de VA

 

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre