NO PARARON DE RETUMBAR  LAS DECLARACIONES «RADIALES» DE AGUSTÍN CANAPINO.

Hubo que tomar con humor, cordobés claro, lo dicho por Gabriel Raies en el programa radial Clasificando del periodista Juan Siciliano, «como les gusta el puterìo a ustedes, je!», antes de criticar a Agustín Canapino «porque se metió con mi trabajo», sabida su vinculación a Toyota.

Todo a propósito de los coletazos producidos por el misilazo verbal de Canapa, desde arriba de su Chevrolet durante la final de Turismo Carretera en Termas de Río Hondo, cuando por la radio que lo conectaba a su equipo JP, lanzó esos muy filosos dardos hacia el equipo Toyota, a la ACTC por las autorizaciones técnicas para que el Camry funcionara y por elevación a Matías Rossi. Más allá de lo salido de la boca del arrecifeño, la derivación fue devolver al centro de la escena a un enfrentamiento entre dos de los mejores del país,  que excede las pistas y que data desde hace años entre el arrecifeño y el de Del Viso.

-publicidad-

Es una vergüenza lo que hicieron con el Toyota”, lanzó Canapino por la radio, para luego una vez abajo de la Chevy, cuestionar a quienes difundieron esos dichos explosivos. Como si no hubiera sabido que esas comunicaciones pilotos-equipos, suelen hacerse públicas. Rossi más cauto y calculador, sólo atinó considerar al episodio como uno de tantos, y pidió que se recordara a propósito de la supuesta ventaja del Toyota, como andaban ambos cuando corrían con Chevrolet en TC en forma de tiro por elevación al Titán.

La polémica fuerte, empalideció el segundo triunfo de Santiago Mangoni en Turismo Carretera, y entre otras conjeturas, llevó a imaginar, como pudo caer en la ACTC, el misilazo verbal de Agustin. La contaron a visionauto, que unos buscaron equilibrar el tono de sus opiniones, si bien fastidiados; otros no tanto. “Depende cómo lo quieras mirar. Es muy bueno y no tan bueno, lo que sí saltó a la vista que se revivió la “guerra” (deportiva) Rossi-Canapino, y un hecho así sólo lo logra el TC”, escuchó decir a media voz vision, analizando en dos líneas lo sucedido y de paso, «chapeando» con el peso específico del benemérito TC. «¿Por que pasan cosas así?, y porque el TC no tiene explicación, como dijo mi viejo (Alcides) hace 50 años», justicó Satanás Raies en el mismo programa de radio.

«Las grandes rivalidades en el automovilismo argentino, las ha creado el TC a lo largo de más de 80 años de vida. Empezando por Fangio y Gálvez, Mouras-Castellano, Pairetti-los Emiliozzi, hasta nuestros días por ejemplo con Canapino-Werner y ahora de nuevo Canapino versus Rossi. Ninguna otra categoría argentina, ha conseguido que se plantearan tan tremendos duelos y rivalidades», monologó ansioso un testigo de los pocos que quedan de varias épocas.

Entre tantas especulaciones circulando, se habló de la posibilidad que Canapino fuera citado a declarar ante la CAF de la ACTC, hecho que en principio sonaba como poco probable. Reverdeció como ha saltado a la vista, las distancias que separan a Rossi y al Titán, reverdecidas en Termas. Matías más frío y cerebral, Canapino más impetuoso y temperamental. Siempre con sutilezas y ninguneándose mutuamente, se miraron de reojo. Eso si cada vez que uno le ganó al otro un lugar o la carrera, un escozor les costó disimulalo…

En la ACTC en tanto, hacia donde se han dirigido muchas miradas debido a los juicios de Canapino, pareció que el “misil” de Agustín no tuvo un impacto tan significativo; habrá que ver con el suceder de los acontecimientos y el paso de los días, como ha de decantar el caso.

Por de pronto en el vecindario fierrero que rodea el edificio aceteísta en Bogotá al 100 en el Barrio de Caballito, seguidor de los avatares de los muchachos corredores, no entienden las razones que llevaron al dominador presente Canapino, a mandarse como lo hizo. A la vez, comprenden el avance de los Toyota luego de merodear el fondo desde el comienzo del año, y hasta se sienten orgullosos que uno de los apuntados Camry, y en Termas manejado por Rossi, se metiera al cabo de cinco fechas, en la pelea delantera más allá de faltarle aún, unos impulsos más para ser considerado candidato a ganar. «No hay que buscarle el pelo al huevo como hacen algunos», bromearon otros que pululan el ambiente de los boxes y la van de sabedores desde abajo de los autos.

El entuerto abarca varias aristas, y dicho fue hizo fruncir el ceño a más de un pope. Unos tratando de entender las causas de las palabras vía radio de Agustín, más aún cuando venía de ganar dos veces al  hilo, siendo el dominador actual y su equipo JP, mostrándose en la mejor forma. En definitiva sus palabras encuadraron en el juego de intereses y sicológicos en los cuales, nadie nunca da la más mínima ventaja.

El final de la renovada historia, no se vislumbra cercano.

Foto portada: gentileza revista SoloTC

Imagen: SóloTC/TV Pública.

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. Sin dudas es así, esto es parte del circo que les sirve tanto a ambos pilotos como a la ACTC.
    Como puede la ACTC sentirse «tocada» ? Si de entrada era obvio que mas temprano que tarde iba a funcionar bien un auto con estructura similar a un «Torino», motor «Cherokee» pero con mejor aerodinámica, los recur$o$ de TGR y el manejo de Rossi. Alguien en serio pensó que lo iban a penalizar con algo que lo mande al fondo?
    El TC es cada vez un «circo» más grande y Canapino y Rossi son 2 de sus «payasos» estelares.
    Saludos

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre