¿QUIÉN Y CUÁNDO?

Estas son las preguntas que surgen cada tanto, cuando aparece el  tema sobre el regreso de un piloto argentino al Campeonato Mundial de Fórmula 1. Por ahora la única certeza es quien fue el último. Un “privilegio” que desde hace casi dos décadas, mantiene Gastón Mazzacane.

Aquel 15 de abril del 2001 en el Gran Premio de San Marino, Gastón se subió al Prost AP 04, tal vez intuyendo que podía ser su despedida de la Máxima. Lamentablemente lo fue, y ni siquiera pudo tener el consuelo de terminar en Imola. Resultó en aquella cuarta fecha del Mundial, que lo vio abandonar en la vuelta 29 por un problema hidráulico.

El lamento no sólo fue personal, sino general dentro del ambiente automovilístico argentino, a medida que avanzó el tiempo. Desde entonces, ningún otro compatriota pudo largar un gran premio. Un paréntesis que con muchos más almanaques que cumplir, ya se ganó sobradamente el hecho de ser el más extenso, sin ver pilotos argentinos en el Campeonato Mundial.

Gastón Mazzacane debutó en la Fórmula 1 con Minardi en Australia 2000 y completó la temporada. Lamentó no haberse quedado. En la foto hace un par de años, en uno de los Minardi Day organizados anualmente por Gian Carlo en el circuito italiano de Imola.

“Mi error fue haberme ido de Minardi”, repite Gastón con el recuerdo de ese paso adelante, que pensó podía dar al saltar de Minardi (equipo con el que debutó en 2000 y completó la temporada), al liderado por el cuádruple campeón mundial, al que debió dejar tras apenas cuatro carreras. Su teoría es que podría haber terminado la temporada, algo que le hubiese permitido llegar a los 34 grandes premios largados, y quedar detrás del Carlos Alberto Reutemann (146) y Juan Manuel Fangio (51) entre los argentinos que largaron más carreras en el Mundial. Con 21 Gastón se ubica cuarto, superado también por los 26 grandes premios que disputó José Froilán González.

El paso del tiempo no debe hacer olvidar que a ese equipo Minardi versión 2001, en el que lamentó no continuar Gastón, llegó ese año alguien que empezaba a abrirse camino en la Máxima. Y quien no se detendría hasta conquistar dos títulos mundiales, y convertirse en una de sus figuras más relevantes: Fernando Alonso. El español compartió luego con el brasileño Tarso Marques la renovada escudería Minardi. Ninguno pudo sumar puntos, tal como había sucedido el año anterior con Mazzacane y su compañero Marc Gene.

«Fue un sueño», destacó Ricardo Risatti al recordar la prueba realizada sobre un Toyota de Fórmula 1 en Paul Ricard. Quedó en eso, el sueño personal de Caito.

También pesa en el buen recuerdo de Mazzacane sobre Minardi, el haber protagonizado en esa temporada 2000, sus actuaciones más destacadas. Lo mejor en resultados sobre el Minardi M02 Fondmetal se dio con el octavo puesto en el Gran Premio de Europa, corrido en el Nurburgring alemán. Además obtuvo sendos décimos lugares en Brasil e Italia. Lamentablemente para Gastón, ese año la escala de puntaje no eran tan amplia, y sólo recompensaba a los que llegaban entre los seis primeros. Con el sistema actual que premia a la decena de mejor ubicados, Mazzacane hubiese sumado 6 puntos.

Desde aquel cada vez más lejano 15 de abril de hace 19 años, hubo algunos argentinos que llegaron a manejar un Fórmula 1. El propio Mazzacane hizo unas pruebas sobre el Prost en Silverstone, pocos días después de esa carrera en Imola, y antes de anunciarse su reemplazo por el brasileño Luciano Burti. Ricardo Risatti giró sobre un Toyota en el 2007 como premio de la marca japonesa, por su título en la Fórmula 4 Española. José María López testeó en pruebas informales un Renault. Precisamente Pechito fue quien más cerca estuvo de concretar en anhelado regreso en el 2010, con el proyecto del US F1 que terminó en un fiasco y una estafa.

José María López realizó varios test sobre un Renault de Fórmula 1 en 2005, en tiempos que se ilusionaba con integrar el equipo francés en la Máxima. No pudo y encima luego vivió la frustración del USF1.

¿Quién y cuándo?, son las preguntas que volviendo al comienzo de la nota, se abren de cara a un futuro donde la posibilidad de volver a ver a un piloto argentino en F-1, aparece muy lejana dentro de un panorama que a las limitaciones económicas propias argentinas, suma ahora la incertidumbre mundial por las consecuencias del coronavirus. Por eso más allá de algunas ilusiones (Franco Colapinto, Giorgio Carrara), la única certeza es que Gastón Mazzacane fue el último que largó un gran premio. El que “apagó la luz”, que hizo entrar a  los argentinos en esta larga oscuridad.

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. Pensar que efectivamente corrió en la formula uno, un caso para el psicoanálisis.
    Como persona es amable, cordial y solidaria, pero como le explicamos a nuestros hijos que fue corredor de f1 .-

  2. no nos olvidemos que le hizo carrera a mika hakkinen cuando casi le arrebata la punta en indianapolis hasta que el motor le dijo basta si no hubiera pasado eso hubiera sido la primera victoria

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre