“CÓMO LO PREPARASTE, ¡EH!”

En pleno parque cerrado de San Nicolás, la frase, con su carga de ironía, partió de un mecánico de Cristian Ledesma y apuntó en la dirección de un eufórico Matías Rossi, que terminaba de felicitar a Juan José Ebarlin, por su sorprendente segundo puesto clasificatorio por detrás del propio Rossi.

Matías Rossi le dio a Ford su décima pole consecutiva en la temporada. Además logró la séptima personal. Es el gran candidato a ceñir la corona.

“No andan nada los Chevrolet, no andan nada…”, resultó la inmediata respuesta de Rossi, cargada de tanta o mas ironía en un mensaje dirigido a su rival Agustin Canapino, quien antes en ese mismo lugar había reiterado el archiconocido  argumento,“es lo que tengo” para justificar en las limitaciones de su Chevrolet sus pocas esperanzas de retener el número 1.

-publicidad-

No es un dato menor el segundo lugar de Ebarlin. Un Ebarlin que estuvo a punto de pegar el tercer faltazo de la temporada, porque no llegaba a completar el presupuesto de 600.000 pesos, y además no disponía de un motor rendidor para su Chevrolet. Pudo solucionar el problema económico y también el técnico con la incorporación de Daniel Berra, como cuarto motorista durante la actual temporada.

Facundo Ardusso no pudo quitarle la pole a Rosi pero mantuvo la ilusión de lograr su primer título en TC, y así quebrar 47 años sin festejos de un piloto de Torino.

Desde ese avanzado lugar, Ebarlin tiene posibilidades convertirse en un importante juez en esta definición. Un juez que puede potenciar la ya amplias chances de Rossi, ya que en la práctica, más que en la teoría que impide a un equipo tener bajo su techo a un Ford y Chevrolet, es compañero de estructura de Matías, ya que ambos reciben la atención del Donto Racing.

“No lo pensé todavía, pero espero no llegar a esa situación”, respondió Ebarlin ante la consulta de visionauto sobre si resignaría una victoria en caso de que Rossi la necesite para ser campeón. Tácitamente admitió que lo haría, aunque seguramente no lo llegue a reconocer oficialmente. Por eso, si ocurría, quedaría la duda como quedó  sobre si esa pole que perdió en el ultimo parcial de la vuelta fue por “una bloqueada” como dijo  Ebarlin, o si respondió a alguna sugerencia para que levantase el ritmo y así asegurar la pole de Matías. Una pole que le dio al Misil 3 puntos valiosísimos que elevaron a 10 su ventaja sobre Facundo Ardusso. Con esa diferencia a Rossi le alcanza con subir al podio para festejar su segundo título en TC y el primero con Ford.

«Posibilidades siempre hay, pero son mínimas», había reiterado Agustín Canapino sobre sus chances a conservar la corona de TC.

«No espero nada de él», dijo Rossi sobre esa posible ayuda de Ebarlin. Y sobre  la carrera que definía el título anticipó que iba a darse “una definición peleadísima, porque Ardusso y Castellano crecen en el ritmo de carrera”  y destacó, genuina o premeditadamente en función de una estrategia, el punto flojo que había mostrado su invencible Ford (logró 5 de las ultimas 6 poles) de los sábados: el ritmo de carrera. Se iba a ver a partir de la serie donde tenía que vérselas con Jonatan Castellano, uno de sus principales rivales por la corona, quien no parecía muy convencido de poder derrotar a Matías en un mano a mano. Además no contaría con ninguna ayuda, ya que Julián Santero, el segundo Dodge más veloz, adelantó que “no resignaré nada porque corremos con la misma marca pero en distintos equipos”

Quien iba a disponer de ayuda era Facundo Ardusso. Largaba adelante en la tercera serie con Emiliano Spataro, su compañero en el equipo Renault que alista dos Torinos, por detrás. “Es muy probable que Emiliano me respete”, dijo Ardusso que a partir de esa situación de cierta comodidad buscaría ganar la serie más rápida para obtener la codiciada pole para la final y desde ese lugar apuntalar su sueño de atrapar esa corona que por 0,25 punto se le escapó el año pasado. Por de pronto quedó como el rival más serio para Rossi.

Igual no debía confiarse Ardusso, no tanto por lo que hiciera Spataro, sino por lo que pudiera llevar adelante Canapino quien largaba cuarto en la serie. El mismo Canapino, que desde hace  un par de carreras, vino quitándose posibilidades y presiones, pese a su expectante posición (a 11 puntos de Rossi) en el campeonato. Ojo, porque como adviertió Castellano “una cosa es lo que dice Canapino, y otra la que hace sobre un auto de carrera…”.

Fotos: Prensa ACTC.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre