UN PERSONAJE

El  ambiente se notaba  tenso en el lobby de hotel riojano a fines de la década del 80.  Estaba en discusión la  realización de un rally nacional, y en la mesa había tantas opiniones como corredores, la mayoría con pocas ganas de salir a los caminos. De pronto entre voces que se superponían, se  oyó un fuerte puñetazo contra la mesa seguido de un contundente: “El rally se se corre y se acabó…».

El Súper TC 2000, con su presidente Antonio Abrazian, homenajeó en mayo del año pasado a Alcides Raies. Lo acompañó su hijo Gabriel.

 

-publicidad-

El rally se corrió,por supuesto y la anécdota, como muchas otras, pinta en buena parte la personalidad de Alcides Raies. El personaje del puñetazo y las palabras que destrabaron el conflicto, y el mismo que falleció a los 84 años como consecuencia de una afección pulmonar.

Fue todo un personaje, este santafesino (nació en Firmat el 9 de julio de 1932), “nacionalizado cordobés”  a partir de su radicación en la adolescencia en Villa Carlos Paz. Allí formó una familia  y tuvo su tres hijos, Gabriel, Marcelo y Juan Pablo, que desde distintos lugares lo acompañaron en su larga relación con el automovilismo.

El Desafio de los Valientes, creado por Raies en los 70, reunió a los mejores pilotos sobre autos Fiat 125 similares.

Emprendedor, audaz, verborrágico, pícaro, el Turco Raies, como  se lo conocía  fue desde fines de la década del 50 un fuerte impulsor del lugar destacado que actualmente Córdoba ocupa en el a automovilismo nacional. La Vuelta de Cordoba de TC , una carrera de Formula 1 sin puntaje en 1960 en el Parque Sarmiento, la Semana de la Velocidad en Carlos Paz y el Desafío de los Valientes, sobresalen entre los  novedosos proyectos que impulsó.

Además fue promotor de competencias de karting, motociclismo y ciclismo y ya dentro del automovilismo pistero y campeonatos de Rally Nacional , Fórmula 2  y 3 Sudamericana y TC 2000, en sus primeros pasos tuvo además una visión anticipada de los cambios que comenzó a experimentar el automovilismo a fines de los 70. Y así los vio antes que muchos, y usufructuó el filo comercial  y los beneficios de la por entonces incipiente televisación de las carreras. “Un  Bernie Ecclestone criollo»,  como con alguna exageración se ufanaban los cordobeses.

Polémico , controvertido y frontal, tuvo tantos adeptos en el ambiente como gente con la que mantuvo desencuentros  y enfrentamientos. Algunos por choques de intereses comerciales, otros porque  colisionaban con su avasallante forma de ser, que a veces sobrepasaba límites con tal de salirse con la suya. Igual Alcides siguió adelante. Solo el paso del tiempo y los problemas de salud lo aplacaron.

 

Por M.S.

Fotos: Prensa Súper TC 2000 y Cadena 3

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre