UN GOLPE  DE GRACIA

………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Si algo le faltaba a este automovilismo nacional de flojos espectáculos, magros ratings,  concurrencias en declive en los autódromos y carencia de ídolos surgió sorpresiva y extrañamene el Gurí Gate en Concordia. Una dura, durísima cachetada  a una credibilidad  ya bastante golpeada y no sólo por lo que pasa en el Turismo Carretera.

El Ford del Gurí Martinez, la piedra del actual escándalo en el TC
SpeedAgro

 

La exclusión de Omar José Martínez en la carrera de Concordia no fue la primera en la historia del  TC, ni seguramente será la última. Pero no fue una más. Para empezar por la dimensión de la falta reglamentaria y para seguir, porque involucró al campeón de la categoría más popular del  país. A uno de los pocos pilotos que junta gente alrededor de su box. Al  Gurí, el “eterno”   Guri pese a sus 50 años, el mismo que apenas cuatro meses  atrás cuando en el otoño de su campaña deportiva había sembrado la flor de un nuevo título cosechó los elogios de muchos que ahora  desataron un vendaval de críticas sobre su figura.

“Lo bueno de una categoría no sólo le hace bien a esa categoría sino también a todo el automovilismo” solía decir, palabra más palabra menos, el presidente de Súper TC 2000 Pablo Peón, en una acertada visión general que no siempre era tenida en cuenta por los dirigentes. Una reflexión cierta, tan cierta como que de la misma manera también lo malo de una categoría no sólo le hace mal a esa categoría sino a todo el automovilismo. Por este foco  hay que ver también las consecuencias de este Gurí Gate. Que en el análisis inicial desprestigia seriamente a Martínez, incomoda bastante a la ACTC, mancha al TC  pero en el fondo le hace daño a todo el automovilismo. Así lo deberá  tomar el resto de la actividad antes de inflarse el pecho marcando diferencias con el TC que no son tantas y solo responden a estilos.

Sólo Omar Martínez ante su inapelable conciencia sabrá si la equivocación reglamentaria fue por esta carrera de Concordia o si también “se equivocó” desde mediados del año pasado como, viendo el contundente andar de su Ford amarillo, era una sospecha instalada en el ambiente pero sin pruebas reales. Queda por saber qué pasará con su futuro deportivo, si habrá  una sanción y si sus hinchas le mantendrán la fidelidad. Resta conocer la actitud de la ACTC para cuidar la imagen de transparencia que proclama y que necesita  mostrar con hechos. Por encima de estas incertidumbres a develar en poco tiempo, también sería bueno saber qué eslabón se rompió en esa cadena de silencios  cómplices que dirigentes, técnicos y colegas de pista del Gurí formaron para proteger su reinado aunque por lo bajo algunos lo cuestionaron. ¿Por qué no alzaron su queja en ese momento y, si, ahora, que con el Gurí con la guardia baja, descargaron los golpes que tenían guardados?

Qué lástima todo esto. No sólo por el Gurí y el TC, sino por todo el automovilismo nacional .

 

Por Miguel Sebastián

Foto: Prense ACTC.

Jeluz | Productos Eléctricos

6 COMENTARIOS

  1. Hace rato que no veo una carrera completa de ninguna categoría nacional, pero el TC parece cada vez más a “Tianes en el ring”. Lo que describe tan bien Sebastián , las sospechas constantes , son casi certezas desde hace varios años. Yo en lo personal siempre descreí de la fiscalización de la ACTC. Nunca fui hincha de ninguna marca, pero la exclusión del entonces equipo oficial Ford a principios de los ochenta me pareció arbitraria, y a partir de allí nada podía ser creíble.

  2. Deberian irse el Guri, Mazacane y Solga.- Al Guri ya le deberian haber retirado la licencia y aplicado suspension provisoria, de acuerdo a precedentes.- O la ACTC es còmplice??? No pueden tener la cara tan dura para ir a Olavarria

  3. sumado a lo que dijo Sebastián pensemos que el 90% de las personas que miran automovilismo son “expertos” que opinan de lo que habría que hacer y deshacer pensando que asi se solucionan los problemas, ademas de no saber lo que sucede puertas adentro. y con esto no me refiero a la parte técnica sino a la dirigencial. Muchachos esto es mucho mas facil de lo que parece; al que no le gusta lo que ve que cambie de canal. asi hice yo con el tc 2000 (me niego a llamarlo Super) y el trv6) y ahora con el TC. solo me queda el Turismo Nacional que a simple vista es la unica que mantiene la esencia y respeta la historia de nuestro automovilismo

  4. Muy bien lo expresado por alguien con autoridad como Miguel Angel Sebastián, a lo cual adhiero en todo. Por mi parte,veo con fastidio y dolor como el automovilismo argentino, uno de los mas importantes del mundo a nivel de país,teniendo en cuenta el númro de habitantes,va perdiendo rating,espacio en los medios gráficos, avisadores y en la consideración de la gente. Si lo del Gurí fue una agachada, que creo que lo fue,vaya manera de terminar una carrea deportiva.

  5. No es solo Martinez quien tiene que “pagar los platos rotos”: también las autoridades de la ACTC y de la técnica que en Toay se hicieron los distraídos y que “casualmente” siempre controlaban el cilindro Nº2. Acá hubo fraude por parte del piloto/equipo y por parte de la autoridad controlante.
    Lo mínimo que debería pasar es suspender a Martinez por varios años (no olvidar que hay gente que estuvo suspendida y/o “prohibida” en la categoría por declaraciones o porque no les gusta la cara a los de la ACTC) y renunciar la parte técnica y/o la comisión directiva completa ya que con esto se confirma rotundamente los manoseos que hacen de las competencias.
    Por otro lado, HAY QUE CUIDAR A LOS BONELLI!!! A partir de ahora, les van a querer encontrar cualquier cosa y/o pondrán excusas para vengarse

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre