MARCÓ UNA EPOCA.

Muy popular, se metió en la sociedad argentina y dio que hablar, para vaya a saber cuantos convertido en «La Máquina”. ¿Por que?, porqué lo que andaba, por el motor “bialbero”, por las prestaciones.

El 125 fue producido en el centro de producción
de El Palomar hasta el año 1982. En septiembre de 1972 Fiat había presentado el Fiat 125, la versión nacional del 125 Special de origen italiano, un vehículo protagonista destacado de la rica historia de más de 100 años de Fiat en nuestro país.
Derivado del Fiat 1600, fue un modelo que se destacó rápido como te decimos por la performance y por su novedad tecnológica.

El auto se lanzó al mercado inicialmente con la versión berlina, y poco tiempo más tarde se sumaron las variantes Coupé o Sport, Familiar y una pickup, la Multicarga. En 1980 recibió un «aggiornamento» con el nombre de Mirafiori; primer vehículo de producción nacional en incorporar una caja de velocidades manual con cinco marchas. Su producción se extendió hasta 1982.

Lo impulsó el motor 1.6 litros, cuatro cilindros en línea que erogaba una potencia de 110 HP, acoplado a una transmisión manual con cuatro velocidades. El motor típicamente italiano,
se caracterizó por su doble árbol de levas a la cabeza, de ahí la denominación «bialbero». Resultó el primer vehículo nacional en incorporar esa tecnología, hasta ese entonces reservada para los segmentos superiores.

«La Máquina» alcanzaba los 170 Km/h de velocidad máxima (la versión Berlina), y frenaba con seguridad debido a su sistema de doble circuito de frenos, con disco delante y tambores atrás. Las virtudes del 125 fueron reconocidas rápido por
los medios especializados agrupados en APICA, recibiendo el premio como Auto del Año en 1973.

En la planta de El Palomar se fabricaron más de 100 mil unidades desde 1972 hasta 1982, y el 125 es uno de los 10 autos más fabricados de la marca en su historial productivo en el país. Indiscutido referente, contribuyó a la construcción de una tradición de protagonismo y liderazgo de la marca italiana en la categoría de coches medianos que continúa en la actualidad.

El 125 según pasaron los años

Eran épocas en las que Fiat era el principal grupo industrial privado del país, con más de 22 mil empleados directos y fábricas que producían automóviles, tractores, camiones, grandes motores y trenes en las provincias de Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe.

En 1967, la marca italiana en nuestro país se colocó al frente del mercado, con una participación del 23% y producción de 40 mil unidades, alcanzando un récord de 50 mil unidades dos años más tarde. Entre 1965 y 1970, a la gama de los célebres Fiat 600 se sumaron los modelos 770 800 y 800 Spyder. En el ´69 se produjo el lanzamiento del Fiat 1600, sucesor
del 1500, y al año siguiente su versión Coupé Sport, con la recordada carrocería tipo «fastback» y su cola «trunca», que presentaba una mejor penetración aerodinámica y mayor
adherencia a altas velocidades. Ese diseño era nacional y exclusivo de Fiat para nuestro país, no se realizó en ningún otro mercado.

Durante los ‘70, la renovación de oferta resultó una constante. Surgió otra celebridad, el 128 al que le sucedieron el ya
mencionado Fiat 125 en versiones, Berlina, Coupé denominada Sport, Familiar, y Multicarga.En 1980 se produjo un «aggiornamento» con el nombre de Mirafiori, fabricándose hasta 1982.

Emulando el éxito deportivo del 128, desde 1974 en adelante, los Fiat 125, con su motor bialbero, tanto en el equipo oficial de la marca como en equipos privados, se adueñaron del Turismo Anexo J en la clase a hasta 1600 cc , ganando cuatro campeonatos y varios Grandes Premios al comando de varios de los mejores pilotos de la época.

¡El «Desafío de los Valientes»!

Uno de los eventos que quedaron en la historia del automovilismo nacional. Nació como una idea sin precedentes, cuando en 1970 los integrantes del Automoto Club Carlos Paz tuvieron que cubrir deudas de un evento que no redituó lo esperado.

La necesidad los trajo a Buenos Aires con el propósito de tentar a los directivos de Fiat Argentina, para realizar una carrera desconocida hasta el momento; con autos sin preparación y reservados a los mejores pilotos argentinos del momento.

De las ocho ediciones disputadas, tal vez haya sido la de 1972, la que tomó mayor trascendencia. La automotriz italiana presentó el nuevo modelo Fiat 125 dotado de un novedoso motor con dos árboles de leva a la cabeza y una potencia de 109 hp. Ninguna otra fábrica en el país
ofrecía un auto con estas características, y considerando la importancia de las carreras para los usuaarios, nada más apropiado que ese evento para mostrar el producto.

El Chueco, la «Carrera del Recuerdo»

Son muchas las páginas las que pueden seguir escribiéndose sobre el laureado Juan Manuel Fangio, el quíntuple. Tres de los grandes hitos, los consiguió de la mano de las marcas que pertenecieron directamente al grupo Fiat, como Alfa Romeo, Maserati y Ferrari.

Luego de su retiro, participó en muchas carreras de exhibición, homenajes, y en la organización de eventos relacionados al automovilismo. Así, a 15 años de su retiro el Chueco, fue uno de los grandes protagonistas de la denominada «Carrera del Recuerdo». Se corrió el 4 de noviembre de 1973 en el Autódromo de Buenos Aires en el marco de un
festival de categorías de Fórmulas Argentinas. Todos los participantes corrieron con Fiat Berlina 125, y salió un
espectáculo extraordinario cuando como durante sus años de esplendor deportivo, se midieron en la pista Fangio y Oscar Gálvez, el Aguilucho, el gran rival de Fangio en el automovilismo argentino. La rivalidad volvió a vivirse en el    autódromo porteño en la segunda carrera con el 1-2 entre los dos más grandes ídolos.

Fotos: Prensa Fiat/Stellantis

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre