TUVO QUE REMARLA

No resultó como esperaba Agustín Canapino, su incursión por primera vez en el Stock Car brasileño en la Carrera del Millón (de reales, unos 7,3 millones de pesos), corrida en Goiania que se la llevó Rubens Barrichello.

Desde el primer día, el arrecifeño penó con los frenos del Cruze del equipo Cimed, recién salido del horno para que lo hiciera debutar el Titán, así como el de Felipe Massa. Nunca pudo salir de los puestos de retaguardia. Sin embargo la experiencia le resultó útil a Agustín. El 12º lugar alcanzado después de partir 29º, bien pudo haber sido el paso inicial de otra futura intervención en el Stock Car, formado por autos idénticos al estilo de nuestro Top Race V6, con la presencia de los pilotos más conocidos de Brasil, y donde las empresas vuelcan sus buenos dineros.

El Cruze del arrecifeño, nuevito, lo tuvo a maltraer.
SpeedAgro

Fue consciente Canapa que frente a las prestaciones de su auto, y largando desde muy atrás, debería limitarse a girar en carrera y finalizarla. Así hizo. Claro, no la tuvo sencilla, en los 40 minutos que duró, hubo roces, mucha fricción y golpes, como el de Cacá Bueno, el más fuerte que por momentos preocupó hasta que nuestro conocido brasileño, salió del coche por sus propios medios.

A Agustín lo siguieron persiguiendo los problemas, en su auto auto al detenerse a cambiar cubiertas, se trabó una y luego no funcionó el botón de push to pass. “En el cambio de neumáticos -contó- se trabó uno y quedé último, lejos; después recuperé pero no funcionó el botón de push to pass, de todas formas a pesar de los inconvenientes terminé 12º con el auto sano, y luego de lindas batallas con otros pilotos. Me divertí y sobreviví a una carrera caótica, con muchos toques. Quedé contento con la experiencia si bien no se me dieron los resultados que me hubiesen gustado, pero bueno como suelo decir, así son las carreras”.

 

Foto: Prensa Chevrolet y Prensa CIMED Chevrolet

VisionAuto en Instagram

1 COMENTARIO

  1. Cuando vienen los brasileños a correr a Argentina, los equipos le entregan autos para estar bien adelante, cuando un argentino va a BRASIL, le dan autos que se arrastran y tienen miles de problemas. La verdad que son jodidos los brasileros. Espero que el PRESIDENTE DE GM PARA EL MERCOSUR, CARLOS ZARLENGA, haya tomado nota de este fin de semana, adonde lo deja mal parado a CANAPINO, no dandole el equipo CIMED UN AUTO ACORDE A LOS PERGAMINOS DEL TITAN.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre