¿A QUIÉN ALGUNA VEZ NO SE LE ACABÓ LA BATERÍA..? Del celular, de algún juguete, del auto particular.

En cambio no son muchos, los que pueden decir que se quedaron parados en una pista porque se les acabó la batería de su auto de carrera. El portugués Antonio Felix Da Costa es uno de ellos y por partida doble. Le pasó en la carrera de Malasia cuando estaba segundo, y le volvió a ocurrir en las calles de Puerto Madero en momentos que también era escolta del líder y se preparaba para entrar a boxes para el cambio de auto.

 

Los auxiliares se acercan para sacar al auto de Da Costa de tan incómoda posición.

«Como en Malasia, tuve un problema con el software, Fue una lástima, porque pienso que podría haber ganado la carrera…», lamentó el portugués, quien ahora conoció la cara adversa de la fortuna, muy diferente a la que el año anterior le permitió ganar la carrera al aprovechar problemas de sus rivales en los instantes finales.

«De repente y sin ningún aviso, el auto se paró, traté de reiniciar el sistema como diez veces pero no hubo caso…», contó  Da Costa sobre tan desagradable momento, que una vez superado el primer instante de frustración resolvió con rapidez al salir del auto y saltar  sobre el muro que limitaba el circuito.Más mudo que nunca, su auto quedó detenido bastante tiempo en un costado de la pista hasta que fue retirado por los auxiliares de pista.

Son cosas que pueden pasar en las carreras de Fórmula E.

 

Por el equipo de VA

Fotos: Mónica Paz

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre