«A FALTA DE FÓRMULA 1, BUENA ES LA FÓRMULA E…»

Esta es la reflexión que hicieron varios pilotos que sin lugar en la máxima, por distintos motivos, encontraron en la Fórmula Eléctrica, un buen lugar para seguir en un campeonato mundial de monopostos y en la vidriera internacional.

Esto se vió  en el segundo paso por Buenos Aires con ocho pilotos que alguna vez largaron un gran premio de Fórmula 1. El abanico de participaciones comprende desde la solitaria carrera que, en Brasil 1999 corrió el francés Stephane Sarrazin hasta las 183 que largó el alemán Nick Heidfeld, pasando por presencias con distinta continuidad como las de Jean Eric Vergne (58), Sebastien Buemi (55), Bruno Senna (46), Nelsinho Piquet (28),  Jerome D’Ambrosio (20) y Lucas Di Grassi (18).

-publicidad-

 

Di Grassi no quedó conforme con el rendimiento de su colorido auto. Igual se mantuvo como escolta de Buemi en el campeonato.

 

Un dato une a todos estos pilotos: ninguno pudo ganar un gran premio. Sólo Heidfeld, siete veces, y Piquet, una sola, estuvieron cerca con distintos segundos puestos. Casi todos ya dan por perdida esa ilusión, e incluso la de retornar a la categoría reina.

«Ya soy viejo para la Fórmula 1…», le reconoció a Visión, el brasileño Lucas Di Grassi, con 31 años cumplidos el pasado 11 de agosto, el que transitó por la F-1 en 2010 con un poco competitivo Marussia Virgin, con el cual como mejor resultado apenas le permitió llegar 14º en el Gran Premio de Malasia. Al año siguiente, ante la falta de aportes económicos, fue reemplazado por el belga Jerome D´Ambrosio, quien  tampoco duró más de un año y también terminó recalando en la Fórmula E.

 

Buemi (izquierda) todavía espera volver a la Fórmula 1. No piensan lo mismo Bird y Di Grassi, sus acompañantes en el podio porteño.

 

«Por encima de mi edad no pienso en volver  a la Fórmula 1 porque necesito un gran presupuesto y encima para correr en equipos que no son competitivos», agregó Di Grassi, antes de elogiar  la Fórmula E  con un sutil mensaje dirigido a la F-1. «Es una categoría donde el piloto tiene más importancia que en otras… Ese factor humano debemos cuidarlo porque es lo que quiere ver la gente en las carreras…».

Entusiasmado con la Fórmula E, Di Grassi la propuso como una buena opción para otros pilotos sudamericanos, y especialmente para colegas argentinos. «Me gustaría ver en la categoría a conocidos míos, como Pechito López o Esteban Guerrieri. Desde los años de Fangio, Argentina tiene una gran tradición en el automovilismo internacional, y por eso sería clave para la expansión de la Fórmula E  la presencia de un piloto argentino», dijo Di Grassi, quien como muchos de sus colegas en la categoría, alterna la ecológica y silenciosa Fórmula E con la tradición y el ruido de los autos del Mundial de Endurance.

Un buen mix para olvidar el sueño lejano de la Fórmula 1.

 

Por el equipo de VA

Fotos: Mónica Paz

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre