«HABER NACIDO entre autos de carreras, me dio el temprano conocimiento de quien era Juan Manuel Fangio«.

Has visto en VA obras de Luciano Crespi, uno de los hijos de Tulio, procer del automovilismo autóctono.

-publicidad-

La reciente Fiesta del Automovilismo en Balcarce, también dio lugar para una exposición muy particular. Fruto de la creatividad vigente de papá Tulio, surgió una escultura hecha en aluminio, que ha simbolizado el inconfundible casco con antiparras que usara el gran Chueco Fangio.

A partir de esa matriz podría decirse, fueron invitados pintores a decorar en más absoluta libertad, cascos similares pero hechos en fibra de vidrio. Luciano fue uno de los que tomó los pinceles y dio vuelo a su imaginación de artista, fijate las fotos.

«Durante mi actividad como piloto se generó en mi la seguridad y la valentía de ir a competir a Europa, ya que si un balcarceño pudo ser quíntuple campeón del mundo de Fórmula 1, yo por lo menos debía intentarlo!…», recuerda Crespi hijo acerca de su rol como piloto en años pasados en los que pese a promisorias actuaciones, se vio frenado para variar por consabidas limitaciones económicas. Esa etapa antecedió a la del pintor que desde ya, no lo ha alejado del mundo del automovilismo.

Al compás del tiempo, se acentuó esa vocación por la pintura, y la figura de Fangio ha sido un verdadero leit motiv. Las esculturas que te mostramos, una de las cuales, ha pintado Luciano la ha titulado «Fangio popul-ART» y la técnica -dice- ha consistido en la utilización de esmalte sintético sobre el casco y antiparras de fibra de vidrio.

Por C.S

-publicidad-

1 COMENTARIO

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre