ANTE LA DESPEDIDA DE LA F-1 DE EUROPA POR EL RESTO DE LA TEMPORADA.

La polémica no faltó otra vez a la cita en el mítico trazado de Monza en el GP de Italia. Verstappen volvió a ganar (11 victorias en el año y quinta consecutiva). Atrás Leclerc y Russell en una carrera a la que le sacaron las últimas seis vueltas.

Te invito a que analicemos juntos lo sucedido, como actuó la dirección de la carrera, y que se puede mejorar a futuro.

Transcurría la vuelta 47 de 53, cuando el McLaren de Daniel Ricciardo se apaga de repente en plena recta opuesta. El australiano logra llegar a la zona de escape con el impulso y, ahí empieza el circo. Banderas amarillas en el sector mientras llegan los comisarios. ¿Parecía un procedimiento básico de empujar el auto unos 20 metros hacía la zona de escape y reanudar la carrera, cierto? ¡Pero no!

La bandera roja. ¿Si o no?. En Monza no apareció.

Primero los asistentes no logran poner el coche en neutral, por lo que ya no podían empujarlo. A esto, recién salido el auto de seguridad. El SC no logra encontrar a los punteros, dado que hubo un error en la comunicación con la dirección del gran premio.. Mientras, los autos se reagrupaban, entra la grúa a la pista a retirar el auto (peligrosísimo conociendo el antecedente de Jules Bianchi).

Recién en la vuelta 51, a sólo dos de la finalización, se ordena desdoblar a los autos, pero sorprendentemente, lo hacen solo con algunos y no todos. Cabe resaltar que luego de Abu Dhabi 2022, la FIA resolvió que para en 2022 iba a utilizar un nuevo software automático para aplicar a esas situaciones  (no funcionó). Casi 14 minutos tardaron en sacar el McLaren, para cuando lo hicieron ya era recorrido el giro 52, no daba el tiempo para reanudar. Fin de carrera.

¿Qué se pudo hacer mejor? ¿Se puede implementar otro sistema?

Como primera medida, podríamos decir que una bandera roja hubiera solucionado el problema,  y nos hubiesen permitido disfrutar las últimas cinco vueltas a velocidad plena, lo que a vos y a todos nos gusta. Mandabas a todos los autos al pitlane, sacabas el auto sin peligro, limpiabas la pista y se reanudaba el gran premio italiano, uno de los “distintos”.

En el NASCAR, para evitar situaciones como las de Monza, corren vueltas suplementarias.

Ahora bien, si nos ponemos a pensar en formas demodificar los finales anticlimáticos bajo SC, siempre podemos mirar al automovilismo americano (NASCAR e Indycar en particular). Ellos usan el sistema de overtime (suplementario), y todas las carreras culminan bajo bandera verde, una vez que el líder recibe la bandera blanca de última ronda. El inconveniente que plantea el sistema en cuestión, es que los Fórmula 1 largan con el combustible justo para el número de vueltas pactadas, y, teniendo en cuenta que el repostaje es cosa del pasado, los equipos no verían con buenos ojos largar con peso extra «por las dudas».

Las opiniones en el paddock estuvieron divididas, aunque la mayoría expresó que fue un chiste que la carrera se cerrara como ocurrió.. Charles Leclerc, Lando Norris, Checo Pérez, Carlos Sainz, Mick Schumacher, entre otros, coincidieron que estaba todo dado para relanzarla. En cuanto a los team principal, los más vocales fueron Christian Horner y Toto Wolff; y obviamente defendiendo las posturas que mantienen desde el último GP de 2021

Buenos muchachos. Binoto, Horner y Toto.

«Tuvieron tiempo más que suficiente para reanudar la carrera«, dijo Horner mientras que Toto declaró: «Esa es la regla y hay que cumplirla. No fue un final espectacular pero las reglas están para ser cumplidas»

Mucha tela para cortar en las dos semanas que preceden al Gran Premio de Singapur donde, encima, Max Verstappen se puede coronar bicampeón.

Por Alain Alvarez.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre