ES RARO QUE UN PILOTO te cuelgue una nota con la excusa de que tiene que concurrir a la facultad…


Eso fue lo que sucedió con Franco Vivian (porteño, 25 años) pero se entiende. Está cursando sus últimas materias de la carrera de Arquitectura en la Universidad de Buenos Aires, y está a solo siete finales del título. “Creo que a fines del 2015 termino… ¡Ojalá! El año pasado cursaba cuatro días por semana y estaba más metido, este año solo voy dos días por semana y me cuesta más. Pero la semana pasada no podía dejar de ir, ¡pido disculpas!”. Aunque la tormenta amenace con hundir a Buenos Aires bajo el agua, Vivian (ya no más pintado de rosa..) se presta a la charla para discutir la calidad conductiva del automovilismo argentino.
-¿Vas a ejercer la profesión una vez recibido?
-No, no creo, estoy haciendo este esfuerzo para terminarlo, nada más. Las materias artísticas no me cuestan tanto, pero las exactas…. ¡ufffff!
-¿Sos un artista del volante, entonces….?
-¡No, nada que ver! Mi viejo dibuja muy bien, sí, el sí es un artista, pero a mí el dibujo… Y con el volante… Para nada, nunca voy a sacar una maniobra de la galera, soy más bien metódico, muy hinchapelotas con la adquisición de datos, porque esto no es solo manejar, hay que estar atento a todas las variables. Correr no es solamente acelerar. Por supuesto que quisiera correr en más de una categoría. Soy profesional, vivo de ésto. Además, sé que, como cualquier piloto, tengo fecha de vencimiento. Me iría mucho mejor si hiciera 36 carreras al año y no 12 como ahora.
-¿El TC es una deuda?
-Sí. Trabajé mucho con Emilio Satriano para poder estar. ¿Quién no quiere estar en el TC? Teníamos casi todo el presupuesto reunido, pero cuando llegó el momento, no me dejaron entrar con Chevrolet. ¿Y qué iba a hacer? Emilio tiene todo Chevrolet, autos, motores, todo. Buscar un auto de otra marca implicaba un gasto adicional. Una lástima, porque yo corrí en TC Pista, gané una carrera, estaba dispuesto a continuar, pero soy muy malo para juntar dinero.

 

"Yo no gané nada todavía" asegura Vivian a VA.

 

-Sos uno de los últimos pilotos jóvenes que se consolidó en el automovilismo grande, ¿cómo ves el nivel conductivo en el medio local? Porque la sensación es que no surgen tantas promesas como cinco o diez años atrás…
-Hay buenos pilotos surgiendo: Santero, Chapur… aunque mi camada fue excelente. Piensen que corríamos en karting Falaschi, Girolami, Giallombardo y yo, peleamos mil carreras y salvo el pobre Guido seguimos corriendo juntos. Corrí dos años en Europa en karting, desde los 14 años a los 16, enfrenté a pilotos muy importantes que hoy están en Fórmula 1, gané tres campeonatos Panamericanos, un record que nadie igualó, me fui a vivir a Italia con el apoyo de mi familia y bancándome estar solo, en un pueblito cerca del lago de Garda, pero ahí ya competía con tipos que tenían apoyo desde muy chicos. Me volví porque extrañaba mucho a mi familia.
–Nombraste algunos, pero no son demasiados ejemplos de figuras en ciernes.
-Los pilotos argentinos son muy buenos, en serio, tomen el caso de López, Pecho es realmente de lo mejor, se mueve muy bien en Europa, siempre habló bien el inglés, capitalizó muy bien lo que tuvo a favor. Ratificó el nivel del automovilismo argentino. Sin desmedro de lo que hizo, entiendo que otros pilotos en su misma circunstancia habrían tenido la misma performance.
-¿Por qué otras categorías de ascenso tampoco están mostrando un nivel que llame la atención?
Lo que está pasando es que, ahora, hay muchos pilotos con condiciones y presupuesto a la vez, algo que no siempre sucedía. Antes, tenías buenos pilotos sin tanto dinero, o chicos que por ahí no eran tan buenos pero tenían el dinero necesario. Miren, los mejores pilotos están en el SuperTC2000. Pero no todos estamos en la misma condición. En ocasión de los 200 Kilómetros, cuando nos sacamos la foto todos los pilotos, titulares e invitados, tenés la chance de verle la cara a todos. Con esa foto, empecé a contar cuántos son los pilotos rentados, los realmente profesionales. Doce. Son doce. Yo soy uno de esos.
-Parece que la Fórmula Renault ya no saca tantos pilotos como antes…
-Es cierto. A la Fórmula Renault yo ya la veía deteriorada en 2011, el año en que me sacaron el título. Tiene costos excesivamente altos y genera poca rentabilidad, de manera que es natural que cada vez haya menos pilotos. Pero no es una condición exclusiva de la categoría. ¡No puede ser que una carrera del Argentino de karting cueste 60 mil pesos! Para graficarlo: antes podía correr en karting el hijo del gerente de la empresa, ahora solo puede hacerlo el hijo del dueño.
-En muchos casos, son los padres los que tienen más ganas de correr que los propios chicos…
-Lo que pasa es que el circo del automovilismo es muy lindo, tan lindo que es difícil no marearse. Hay pibes que viven en ésto como si fueran estrellas de rock. ¡Y no sé si ganaron algo! ¡Yo? Nooooo, nada que ver, yo no gané nada todavía ¡Nada! Yo tengo un cable a tierra que es mi carrera universitaria, voy a la facultad y no me conoce nadie… Ahí no soy el piloto oficial Chevrolet YPF, apenas soy Vivian. ¿Ustedes se creen que los profesores me preguntan cómo me fue el fin de semana? A lo sumo mis amigos, y hasta por ahí nomás. A un grupo de amigos los llevé a la carrera de Rosario, y como gané me ilusioné, ‘por ahí ahora empiezan a acompañarme a las demás carreras…’ ¡Ja, ja! ¡No vinieron nunca más!
-¿Te sentís cómodo en ese presunto anonimato?
-No me conocen ni los vecinos… Lo más lógico sería que el automovilismo le diera más popularidad a los pilotos para poder trascender, para que la actividad sea más conocida y pueda crecer. No sé cuál es la fama, si ir a almorzar a Mirtha Legrando, o al Bailando… El movimiento es muy intenso en el interior, es cierto, pero acá en la Capital el automovilismo no existe.

 

Milla, Vivian, Fontana y Muñoz Marchesi, el equipo en pleno.

 

-¿Cómo es la convivencia entre los pilotos de Chevrolet en el STC2000?
-¡Buena! ¡Se inventaron cada tontería! Eso de que Norberto (Fontana) y yo estamos peleados, no sé a quién se le pudo haber ocurrido…
-Bueno, le robaste una pole-position (en San Juan) cuando él está peleando el título.
-Es que nadie me avisó que yo venía peleando la pole y tampoco estaba al tanto de que Norberto estaba primero. Pero tampoco eso es señal de nada, porque yo anduve delante de él en nueve de once clasificaciones, y él sabe que lo voy a ayudar a pelear el campeonato. A mí me pone muy satisfecho mi rendimiento, porque Peugeot dominó el año en las clasificaciones y aún así yo pude marcar dos pole-positions, pero no tiene nada que ver eso con un problema con Norberto, que es un invento total…
-¿Son amigos?
-No, pero porque es una cuestión generacional, no un problema de relación. Yo ando siempre con Matías (Milla) y el chaqueño (Muñoz Marchesi) que es un fenómeno de tipo, siempre tranquilo, porque somos más o menos de la misma edad y siempre vamos a dormir al hotel; Norberto es más grande, tiene su motor-home en el circuito, anda siempre con la mujer… No tengo ningún problema con él, siempre lo ayudé cuando tuve que hacerlo, y nada cambió.
-¿Aprendés algo de Fontana?
-Yo aprendo de todos: en ese caso, no puedo desaprovechar la experiencia, ver cómo se maneja en distintas situaciones de carrera. Norberto posee una gran virtud: sabe leer muy bien una carrera, sabe dónde y cómo atacar, y su manera de correr gusta mucho, despierta admiración. Yo creo que este año he madurado mucho, cambié mucho desde que gané en Rosario, fíjense que en Chaco avancé desde el 24° al 7° y estaba para ganar si no para el auto… Pero no solo eso: el año pasado aprendí de ‘Canapa’ que hay que tomar muchos riesgos para andar rápido, y por eso este año me fue mucho mejor en las clasificaciones, arriesgando más.
-Corriste los 200 Kilómetros en pareja con Alain Menu, el único europeo que vino a la carrera y dueño de un historial muy respetable. ¿Fue una clase magistral?
-¡Sííí! Es un super piloto, siempre lo admiré porque cuando éramos chicos y jugábamos al TOCA 2 (el juego de simulación del BTCC) era el que yo elegía para correr. Me enseñó cosas que se pueden aplicar en cualquier pista del mundo. Eso sí, es muy demandante, necesita que todo esté perfecto en el auto. Pero es muy consistente, no se manda ningún moco, no tuvimos suerte en esa carrera, pero lo elegiría otra vez como compañero, sin dudarlo.

 

Victoria en Rosario: la primera de Vivian en SuperTC2000.

 

-¿Te sentís ya maduro para intentar ganar un campeonato?
-Para ser campeón se necesitan muchas cosas, pero si este año yo hubiese abandonado menos, a Girolami le peleaba el título, sin dudad. Pude haber ganado en Chaco, también en Córdoba, cuando marqué la pole y ni largué. Pero se precisa tener tantas cosas a tu favor… Girolami es muy rápido y sin embargo nunca fue campeón, miren a Rossi este año, que gana todo y en el SuperTC2000 nunca pudo pelear. Me siento super competitivo, conductivamente maduro, mejoré mucho a la hora de evaluar mi seguridad, qué cosas puedo hacer y cuales conviene evitar. Aprendí a no desesperarme. Puedo sacarle mucho más jugo al auto, eso lo hago bien ahora. La victoria en Rosario fue una revancha por lo que me sucedió en 2011 con la Fórmula Renault, pero ¡ojo! Que aquella amargura no se me va a ir jamás. Este año fue muy bueno, ojalá que el que viene sea el de la conquista.

Por P.V. y M.S.

Fotos: Mónica Paz y Prensa Chevrolet YPF 

 

-publicidad-

3 COMENTARIOS

  1. Alguna vez lo encontramos en la pista de Ciudad Evita, enfundado en su buzo de Peugeot, y cuando mi hijo, que empezaba en el kart se acerco, lo saludo y le pidió una foto, no solo se la saco sino que se quedo charlando sobre karts. Mi hijo no podía creer lo sencillo y macanudo que es el Flaco
    Gracias

  2. A mi Franco me compro cuando le escribí un mail porque estaba indignado con lo de la formula Renault después que Icardi lo parte al medio para que salga campeón Trosset en San Luis, diciendole como me había dolido todo y que le deseaba lo mejor porque había demostrado ser mejor que el resto con creces. Al tiempo me contesto agradeciéndome el mail, contándome como estaba él y demás. Un fenómeno el pibe porque se veía que no fue un mail de copiar y pegar, sino que leía lo que le escribían. Un gran detalle para un muy buen corredor. Aunque no me gusta que corra con Chevrolet, le deseo lo mejor y me alegro mucho cuando le va bien!

    • a mi tambien me indigno y tambien me contesto el mail, muy atento este pibe, ademas en posadas lo vi empujando su auto hacia la grilla de partida junto con los mecanicos, no vi a otros hacer eso

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre