¿QUÉ DIRÁ EL CAMPEÓN?.

Apenas anunciado como nueva fecha en el calendario 2021 del Campeonato Mundial de Fórmula 1, el Gran Premio de Arabia Saudita ya divide opiniones. En particular, por los malos antecedentes de dicho país en lo relacionado con los derecho humanos. Vale señalar que la carrera ha quedado prevista para noviembre en horario nocturno, en el circuito callejero de Jeddah, cercano a la ciudad de Yeda y diagramado en la costa del Mar Rojo.

Por encima de la benevolencia y aceptación con que lo recibieron varios jefes de equipos, entre ellos Toto Wolff (Mercedes Benz) y Christian Horner (Red Bull), lo más llamativo es el pedido que el movimiento Amnistía Internacional le hizo a Lewis Hamilton para que se pronuncie sobre el tema. Un pedido realizado tomando en cuenta, los antecedentes de los distintos reclamos y campañas de protesta encaradas en los últimos meses por Hamilton, especialmente por la discriminación racial.

El circuito callejero de Jeddah, ubicado en la costa del Mar Rojo a 35 kms de la ciudad de Jedda. La idea es usarlo en 2021 y 2022 para posteriormente pasar al de Qiddivah, en Riad.

“Sería increíblemente importante si Lewis pudiera hablar. Si el piloto de más alto perfil del deporte está dispuesto a hablar y decir que en realidad, Arabia Saudita es un país que tiene un historial terrible de derechos humanos y eso le quita brillo a su capacidad para lavar su imagen en el deporte, sería bárbaro», fue el mensaje de Felix Jakens, jefe de campaña de Amnistía. Después puntualizó que “la Fórmula 1 habla de diversificación, inclusión y atractivo para las personas, por lo que necesita hacer un esfuerzo sostenido en materia de derechos humanos».

A la hora de la respuesta, Hamilton no mostró la contundencia que tuvo para otros reclamos. «No conozco lo suficiente sobre el problema de los derechos humanos que está sucediendo en Arabia Saudita. Tengo algunos amigos que van allí, y me dicen que es un lugar deslumbrante, pero creo que es importante que antes de comentar realmente sepa exactamente cuál es el problema», dijo inicialmente un prudente Lewis.

Desde el 2020 y luego de una década, el Dakar cambiósu sede en Sudamérica por Arabia Saudita. También el país albergó una fecha de la Fórmula E.

Seguidamente el campeón abrió un poco su postura y recordó que “Nelson Mandela dijo hace muchos años que el deporte tiene el poder de cambiar el mundo para mejor. Y creo que ya hemos visto los cambios positivos con los que nosotros, como deporte, este año nos hemos comprometido y comenzamos a impulsar en la dirección de apoyar los derechos humanos, la igualdad y la inclusión. El hecho actual es que vamos a todos estos países y, si bien significa un gran evento, no dejamos un efecto positivo duradero en esos lugares. La pregunta es ¿podemos? ¿Podemos ser parte de llamar la atención sobre ciertos problemas y presionarlos para que cambien?».

¿Podrá conseguir ese objetivo la Fórmula 1 o simplemente el Gran Premio de Arabia Saudita, llega como una nueva movida económica a un lugar sin gran tradición automovilística en tiempos que la Máxima,necesita recuperar los millonarios ingresos perdidos por la pandemia del coronavirus ? El tiempo lo mostrará.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre