DESPUÉS DE LA INTERNACIÓN Y POSTERIOR ALTA MÉDICA.

Eclosionó una interna en la familia del Lole Reutemann, restableciéndose en su casa cercana a la ciudad de Santa Fe.
Cora Inés, como sabés una de sus hijas (la mayor),  acusó en público desde su cuenta en Twitter a Verónica Ghio, esposa de Carlos desde 2006. La cuestionó porque no informarles a ella y a Mariana su hermana, acerca del estado de salud de Carlos, y hasta advirtió en otro tuit luego borrado, que podría recurrir a la justicia.
«Siempre la traté con respeto a Verónica y nos llevábamos relativamente bien, pero es la segunda vez que tiene esta actitud y siempre después de un tema de salud. La primera la dejé pasar, pero esta vez es demasiado abusivo. Aún sin noticias», escribió Cora en Twitter.
Las hijas del Lole, Mariana (izq) y Cora Inés.
Vale la pena recordarte que Cora y Mariana, son hijas del primer matrimonio de Reutemann, con «Mimicha» Bobbio, su ex esposa quien vive en Francia desde hace mucho tiempo.
A Verónica (52 años), el Lole de 79 años, la conoció en 2002, y desde entonces y aún luego de casados (16/12/2006), la mujer de muy bajo perfil, pasó a ser su mano derecha, asistente personal,la persona más influyente sobre Carlos. Desde 2004, cuando comenzaron a convivir, residen en la casona de siempre de Carlos, sobre las barrancas de la laguna Setúbal, en el barrio Guadalupe en Santa Fe, que alternan con el campo «Los Aromos», frente a Llambi Campbell, donde cultiva de maíz.

¿Que respondió Ghio acerca de las acusaciones de Cora y Mariana?. En el programa televisivo «Lo de Mariana», la periodista Mercedes Ninci a modo de vocera de Ghio quien al parecer no le autorizó  a poner al aire sus palabras, comentó,  «A Verónica no le gustó que sus hijas se metieran y estuvieran todo el día consultándole a los médicos, hablándole a los médicos, que para eso estaba ella, para juntar la información que daban los médicos». Al parecer, Cora enviaba mensajes diciendo que su papá estaba mejor, mientras Ghio estaba desesperada porque lo veía que realmente estaba muy mal. «Entonces toda esta situación hizo que ella (Verónica Ghio), se cansara y les bloqueara los teléfonos», completó la periodista.

Carlos junto a su esposa, en una foto de años atrás.

En el primero de los tuits, Cora había alertado que, «lamentablemente tengo que hacer un Twitter porque NO tengo noticias de mi papá desde que salió del Sanatorio, no responde su celular, no atiende en la puerta y Verónica Ghio nos bloqueó a mi hermana y a mí».

La hija de Carlos antes había contado las idas y vueltas atravesadas con su hermana Mariana, dentro del contexto de la pandemia recrudecida en el país, para poder estar en contacto con Lole, mientras permanecía internado.  «Fue muy impactante. Con Mariana esperamos una semana allá (en Santa Fe) para hisoparnos y poder verlo», aseguró a la revista ¡HOLA! Argentina, y además dijo que una vez obtenido el resultado negativo, apenas pudieron ver al padre «en la sala de espera, cuando él salía de terapia para hacerse estudios».

«Fue un shock -reconoció la hija en declaraciones periodísticas-, no está bueno ver a tu papá en esa situación después de tanto tiempo, pero a su vez yo sabía que algo así podía pasar. La pandemia nos puso a todos un poco en alerta. A mí se me murieron un montón de personas queridas o conocidas este año y el año pasado, y no sólo por Covid. Hay mucha gente que se deprimió».
Antes (4 de mayo), la hija mayor de Carlos intentó comunicarse varias veces con él, pero Lole no respondió. “Me resultó raro. A veces estamos meses sin hablar, pero esa noche tenía un mal presentimiento. Me fui a dormir intranquila. Al día siguiente intenté de nuevo y nada, hasta que me avisaron que estaban haciéndole chequeos y pasó directo a terapia intensiva por una hemorragia intestinal y un cuadro muy grave de anemia”, confió a a misma revista.
«Lo que sí nunca entenderé es cómo podés vivir con una persona, y no darse cuenta que tiene una gravísima anemia con un nivel de de 5 (gr) de (dl) cuando lo normal para un hombre es de 13,2/ 16,6 (dl)», muy filosa también tuiteó Cora.
“Fueron días muy difíciles. Me hicieron acordar a cuando era chica y veía un accidente de Fórmula 1 y tardaba en entender si había sido papá o no. Esos segundos eternos, cargados de anticipación y de angustia…”, recordó Cora, quien vive en Buenos Aires con su hijo, Santiago Diez (12 años), único nieto de Reutemann.
Otra carrera complicada para el Lole. Es de esperar que se dirima sin afectar su salud…

Foto portada: gentileza revista ¡HOLA! Argentina

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre