LO RECONOCIÓ AL TOQUE.

«La ayuda de Carlos fue increíble, le estoy muy agradecido», lanzó Charles Leclerc a poco de bajar de su Ferrari en la recta principal del circuito de Paul Ricard, con la pole position en el bolsillo. Por eso largaba primero en el Gran Premio de Francia, duodécimo del Mundial de Fórmula 1.

Aplaudan!. Leclerc festeja (Foto gentileza Marca)

En la conquista de la pole del monegasco, incidió a favor el rol de su compañero Carlos Sainz. El español con fierros frescos en su Ferrari, habida cuenta del reemplazo de la unidad de potencia, le brindó gran ayuda a Leclerc en especial en la veloz recta de Mistral, favoreciéndo la succión y por ende la mejoría de los tiempos. El mismo cambio y otros en el HAAS del danés Magnussen. Por eso ambos retrograban lugares, penalizados según estipula el reglamento.

Leclerc firmó con la «ayudita» de su compañero, au decimosexta pole en F1 y séptima de la temporada. Apoyado en una Ferrari pretensiona a la luz del funcionamiento, iba por su sexta victoria que, en tal caso, seríla la cuarta del año. Con todas las intenciones de impedirlo en el ardiente circuito frances donde el verano europeo golpeaba duro, a su lado partía el campeón Max Verstappen (Red Bull).

Entre ambos, principales candidato al título, la diferencias eran de 38 puntos a favor de Max. «Logré una gran vuelta; tuve problemas durante el fin de semana para dar una vuelta, pero conseguñí hacerlo. Con la gran ayuda de Carlos, hicimos u excelente trabajo de equipo», añadió Leclerc. «Sin Carlos hubiese sido todo mucho más apretado, así que le doy las gracias, le estoy muy agradecido», comentó

Y fijate esta: Desde que el Gran Premio de Francia se corre de nuevo en la pista de Le Castellet (2018), el autor de la pole ganó. De cumplirse las estadísticas, llegaría una victoria para Leclerc.

 

Foto portada gentileza Soy Motor

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre