LA CUARENTENA QUE HA IMPEDIDO MOVILIZARSE.

Sin embargo, no pudo hacer que las ideas dejaran de fluir. En primer lugar la inmensa mayoría, para lidiar con una realidad general sumamente compleja, y otros para pensar sobre el futuro inmediato y a mediano y largo plazo.

La casi totalidad de los sectores abarcados por el automovismo argentino no han sido la excepción; por un lado pensar en atravesar el momento crítico y por otro, prepararse para la normalidad. En eso se ha encontrado Alberto Canapino, en su condición propietario de Canapino Sports, como responsable del auto de su hijo campeón de Turismo Carretera, Agustín, y además dedicarle tiempo también a su ferretería en Arrecifes, «Ferretools Canapino», rubro «en el que comencé hace mas o menos un año, cuando le compré al dueño un ferretería conocida en nuestra ciudad», dice Canapino desde su casa mientras comenta que a partir de las disposiciones del gobierno, ha comenzado en forma pausada con actividad en el taller, con la presencia de empleados cumpliendo las normas fijadas.

-¿Que lectura hacés de lo que atraviesa el automovilismo debido a la pandemia?
-Mirá, en principio yo creo que el automovilismo no es una actividad esencial, por lo tanto debe esperar a que todo se ponga en marcha; pienso que a medida que todo vaya normalizandose, los espectáculos deportivos podrían los últimos en retomar la actividad. Y luego considero que deberá transcurrir alrededor de un año, para que todo vuelva a funcionar normalmente.

-Las estimaciones, especulaciones, acerca del regreso de las carreras están a la orden del día…
-Y sí, puede ser; pero hay que considerar diversos factores, y al mismo tiempo depende mucho de las empresas patrocinantes que son de suma importancia.

Los Canapino, un dúo exitoso (foto Facebook)

-También se habla en relación a que cuando llegara el momento de reiniciarse, pueden quedar algunos, equipos, pilotos, en el camino.
-El mundo ha sido golpeado por este parate increíble, y el automovilismo desde ya, no es ajeno. De todas maneras, seguramente lo sufrirá en una primera etapa pero luego se regularizará. Y en cuanto a que quedará gente en el camino mirá, en el año 2002 luego de la gran crisis en el país, parecía que no iba a correr nadie; ninguno se atrevía a dar un pronóstico, el golpe se sintió, sin embargo cuando volvieron las carreras muchos estuvieron en las pistas.

-Tu punto de vista es que cuando se reactive, las cosas irán reacomodándose sin grandes sobresaltos.
Ahora todas las estructuras estamos en un freno como la economía, ahora cuando vuelvan a funcionar todo en la calle, se volverá rápido en el automovilismo. Cuando la rueda empiece a moverse retornando la actividad en genral, se dará lo mismo en el automovilismo. No sé, quizá con algunos autos de menos, pero como dije de a poco irá recobrándose.

-En el caso de ustedes, en el equipo, ¿en que situación se encuentran?, hay muchos que atraviesan un momento complicado por la falta de carreras, por lo tanto de ingresos y a la vez están los costos y obligaciones para afrontar.
En nuestro caso estamos muy ordenados, hemos sido cautelosos, de aquí que quizá suframos algo menos el cimbronazo más allá que nos golpea como a todos. Mucho depende en situaciones difíciles y ni hablar por la que estamos atravesando, como es el manejo económico que hicimos y las inversiones para encontrarse respaldado. Uno en el automovilismo vive invirtiendo mucho en forma permanentemente para ser competitivos, pero siempre lo hacemos con un margen de prudencia, pensando en situaciones difíciles que puedan darse.

-¿Cuánta espalda hay para resistir?
-Y no sé, no es fácil hablar del tema, y más aún sin saber cuando retomaremos la actividad, cuánto demorará. Una cosa es pagar sueldos sin que haya carreras un mes y otra que no se corra durante seis meses. Por otro lado, el universo del automovilismo es muy grande. Están los (equipos, pilotos) que corren y viven de sus ingresos en actividades fuera el automovilismo; están los que viven día a día de las carreras y los que tienen reservas. Sin dudas, la situación es compleja para la totalidad, sean en el caso de equipos, los que tienen buenos apoyos y los que no tienen plata.

-A propósito de un par de reuniones entre Hugo Mazzacane, como presidente de la ACTC, y el ministro de turismo y deportes Matías Lammens que tuvieron hace poco; se especuló con que el automovilismo o más bien el TC, pudiese recibir algún tipo de subsidio como apoyo en estos momentos.
-No sé realmente de que pudieron haber hablado, de todas formas no creo que el deporte en general y el automovilismo vayan a tener un subsidio del Estado o del gobierno. Insisto, menciono esto sin conocer nada sobre el tema, sólo lo hago como alguien como tantos que mirán las noticias. En lo personal reitero, no creo que se de algo así.

-Sobre el regreso del automovilismo y las pautas sanitarias, los protocolos a cumplir y que se han conocido por el lado de la ACTC, Super TC2000, Asociación Argentina de Volantes, entre otros; ¿crees que será posible cumplirlos?, considerando la forma de moverse nuestro automovilismo, muchas veces caótico.
-Sí, no tengo dudas; es posible cumplir con los protocolos totalmente; y fijate tomo como ejemplo el Dakar, hay equipos super poderosos y hay dos días de la carrera en que corren sin asistencia de ningún mecánico y lo hacen; quiero decir que es posible adaptar a nuestro automovilismo a un mínimo de gente trabajando en los boxes, en los autos; por eso digo, se puede aplicar perfectamente los protocolos acá en la Argentina.

-A propósito de las graves consecuencias en vidas humanas y luego las económicas que ha originado el coronavirus, siempre hablando de carreras de autos, ¿habrá un freno a las inversiones para continuar desarrollos, avances técnicos; los menores ingresos se notarán?
-No, no creo que se entre en una meseta, se irá de menos a más, las inversiones se reacomodarán; quizá haya menos publicidades y por lo tanto menores ingresos, y eso como mencioné, podría reflejarse en las pistas. Pero bueno, para mí lo que le toca vivir al automovilismo es un «pase y siga»; se ha frenado pero todo volverá a la normalidad en un año.

 

Foto portada: gentileza Programa P1

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre