EN COMEDORES Y MERENDEROS.

La pandemia, la situación económico-social que la antecedió y su profundización debido al avance del coronavirus, ha derivado en que millones de argentinos atraviesen momentos muy duros, con necesidades básicas no alcanzadas.

Ante el cuadro, ha reaparecido como te hemos venido mostrando en notas anteriores, la solidaridad de empresas dispuestas a colaborar, como de vaya a saber cuantos argentinos de todo el país que, soportando carencias, también brindan de lo propio algo para ayudar a compatriotas.

Veamos, en el caso de Río Uruguay Seguros, en el marco de su estrategia de Responsabilidad Social RUS (RSRUS), y por iniciativa de su Consejo de Administración, personal de la empresa visitó 10 comedores y merenderos cercanos a Concepción del Uruguay, Entre Ríos, para donar diferentes tipos de alimentos. La acción ha tenido el fin de “ayudar a los que ayudan”, en lugares en los que la gente trabaja solidariamente para entregar un plato de comida a quienes más lo necesitan.

Se ha tratado de una primera etapa de visita y recorrido a los comedores de Concepción del Uruguay, ciudad entrerriana en la que RUS nació y tiene su Unidad de Servicios Estratégicos. El objetivo de la empresa es completar en agosto, el recorrido a la totalidad de los merenderos, colaborando con insumos (paquetes de arroz, fideos, polenta, packs de leche larga vida, harina, puré de tomate, entre otros).

En comedores y merenderos, ayuda para muchos.

En la etapa concretada, los beneficiarios han sido los comedores “Rayito de Luz” (abastece a 133 personas y funciona en el Barrio 134 Viviendas); “Carita Feliz” (concurren 1200 personas y se ubica en el Barrio Zapata);  “Los Cachetudos” (asiste a unas 33 familias en el barrio del mismo nombre); “Mena” (concurren 200 personas en el  barrio del ex circuito Mena); “Doña Nélida” (van alrededor de 150 personas y se encuentra en el Barrio La Tablada); “Pancitas llenas” (abastece a 80 personas, también en el Barrio La Tablada); el SUM del Barrio San Isidro (ayuda a 100 personas); “Manitos Sucias” (más de 100 personas en el Barrio Matadero); “Me caigo y me levanto» (23 personas en Centro de Salud Giacomotti) y la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (brinda apoyo a unas 40 personas en Santa Teresita 2289).

La referencia indica luego de lo mencionado, que son más de 2000 personas las que reciben una asistencia, que no se detuvo pese al período de aislamiento social preventivo impuesto por el gobierno nacional. Los comedores y merenderos siguieron funcionando bajo la premisa de que “la solidaridad está primero”, brindando a niños y adultos el almuerzo, merienda o cena, según la dinámica de cada lugar y utilizando como método de reparto tuppers de plástico.

Algunos comedores trabajan de lunes a viernes, otros día por medio y elaboran diferentes comidas de acuerdo al stock de mercadería disponible. Quienes trabajan allí son voluntarios, hacen todo a pulmón, y si bien reciben donaciones de alimentos no perecederos necesitan aceite para cocinar, carne y verduras para elaborar platos más consistentes y también utensilios de cocina. A muchas cosas las consiguen vendiendo tortas fritas, panes caseros, aportando dinero de cada bolsillo, recibiendo ayuda de vecinos, recursos que hablan de la vocación por dar una mano.

Cabe mencionar que en los comedores también se recibe ropa, calzado y mantas para entregar a los más carenciadas, como una forma de paliar los intensos fríos invernales. Incluyo una de las iniciativas que los voluntarios llevan a cabo, es armar acolchados con retazos de tela, por lo que precisan materia prima o dinero para comprar tela polar.

Otro dato a señalar es que días anteriores a las donaciones citadas, Río Uruguay Seguros realizó las mismas acciones en el Salón de Usos Múltiples del Barrio Los Palos (abastece a 30 familias) y en mayo pasado, junto la Secretaría de Desarrollo Social de Concepción del Uruguay, fueron donados alimentos como fideos, leche y polenta a los comedores “Micaela García ‘La Negra’” (ayuda a unas 80 personas, situándosse en el Barrio Ex Fapu) y “Corazón Valiente” (más de 25 familias del asentamiento ex Basural).

Es la intención de RUS y de su Consejo de Administración, reiteraron desde la compañía, alcanzar durante el próximo mes a todos los comedores de la ciudad. A su vez, ha invitado a la comunidad a sumarse a la iniciativa, acercando alimentos, indumentaria, mantas o simplemente ayudando a cocinar en los comedores y merenderos, emprendimientos que sin dudas hacen un gran trabajo para ayudar a las familias uruguayenses más vulnerables.

 

Fotos: Prens RUS.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre