ESTÁ EN SU MANOS.

Si hay algo que un piloto pretende a la hora de definir un campeonato cerrado, es llegar a la última carrera dependiendo de sí mismo. Y esto es lo que ha conseguido Marcelo Ciarrocchi en el Fangio de Rosario: una sólida victoria en la final y un segundo puesto en el Sprint, más las desventuras de Martín Chialvo, le dan la chance de arribar a Paraná con todos los boletos para lograr el postergado título del TC 2000.

El cordobés de Almafuerte atrapó la punta de la carrera en el inicio y exprimió todo el potencial de su Citroën C4 Lounge en una competencia con varias neutralizaciones y toques por doquier. Pero todo esto le fue indiferente a un Ciarrocchi que cosechó muchos puntos, cerrando un fin de semana perfecto. Matías Cravero, con el Focus, y el debutante Gerónimo Núñez, con un Corolla, completaron el podio.

El de Almafuerte fue pura contundencia y todo depende de él.
SpeedAgro

“No es una victoria más por la situación en que llegamos. Este ha sido un gran envión de cara a la definición. Tratamos de no ir al roce, pero el plan “A” era tratar de capitalizar el auto, tuve suerte de lo que sucedió, traté de serenarme cuando estaba detrás de Cingolani pero él se pasó en el frenaje. Iremos a Paraná con el objetivo que nos trazamos en todo el campeonato, es decir ganar el título. Este resultado nos pone de igual a igual en la definición del campeonato”, afirmó el Chelo.

¿Qué pasó con Chialvo, líder hasta esta carrera? Si bien el sábado sumó fuerte al ganar el Sprint, en la carrera pagó los numerosos roces y fue uno de esos con Mariano Pernía y su Fluence, el que relegó al del Focus del séptimo puesto en pista al 11° final tras el recargo. Igual, el también cordobés, se mantiene tranquilo de cara a la definición.

Complicada final para Chialvo que, sin embargo, está motivado para lo que viene.

“Largué en el puesto once y tras los primeros incidentes de las primeras vueltas pude avanzar un poco y luego hacia mitad de la carrera, cuando volvió a ponerse friccionada seguí avanzando hasta la séptima posición con la que llegué al final de la carrera. La clasificación se terminó confirmando de otra manera y está bien, perdemos la punta por cinco puntos pero el balance positivo considerando la desventaja en kilos que teníamos con nuestros rivales”, analizó el de Marcos Juárez.

Pasando en limpio, Ciarrocchi lidera con 343 puntos, Chialvo tiene 338 y más atrás, pero todavía con chances, están Hernán Palazzo con 312 y Mariano Pernía con 304, los único que llegan a Paraná, el 9 de diciembre, con posibilidades de ganar el título.

 

Fotos: prensa TC 2000.

Jeluz | Productos Eléctricos

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre