MAD MAX, SIEMPRE FUE UN HÉROE.

«No importan las críticas, siempre tenés que seguir creyendo en vos mismo, increíble lo que vivo. De niño soñaba con que sonara el himno alguna vez en mi honor. Que ahora lo haya escuchado como campeón del mundo es lo más importante que me ha sucedido en la vida».

«Es fantástico lo que me toca vivir, lo único seguro fue que no dejaríamos de apretar hasta el último momento. Y lo conseguimos».

Como debía ser, resaltó el trabajo del equipo Red Bulll y la descollante labor de su compañero Checo Perez. Lidió con fiereza ante Hamilton, permitiendo el acercamiento de Max cuando las chances parecían esfumarse. «Estoy muy agradecido a todo el equipo, saben que los quiero; espero que podamos seguir juntos otros diez o quince años. No tengo ningún motivo para cambiar. Quiero seguir el resto de mi vida en este equipo. Ojalá me dejen».

-publicidad-

¡CAMPEONES!

A quien no le importan las críticas es a Max Verstappen, el mismo que derrocha felicidad y se quiere quedar a vivir en Redbull. El trono de la Fórmula 1 tiene a un nuevo rey, y ha sido al cabo de una temporada apasionante y pasional, rodeada de una multiplicidad de factores que hicieron que millones de aficionados y público en general en el mundo, volvieran a poner el ojo en la Máxima; muy buenas carreras, conflictos Verstappen/Redbull y Hamilton/Mercedes, cruces y encontronazos verbales y en las pistas. Liberty Media, dueña de la F-1, agradecida. ¿Su hubiera tirado tanto de la cuerda bajo el mandato férrero de Bernie Ecclestone?

DE PADRE A PADRE.

 

“Nunca te des vencido, ni aún vencido”. Max dejó sentado la certeza de esa postura. Con la cuadriculada casi a la vista en Abu Dhabi, dispuesta a bendecir el octavo campeonato del mundo de Fórmula 1 de Lewis Hamilton, en la que resultó una definición de campeonato extraordinaria, apuntado en la acertada estrategia de Red Bull, en colocar cubiertas blandas para jugar la última ficha al reiniciarse el Gran Premio con una única vuelta por delante, Mad Max fue una exhalación, lo quebró a Hamilton y entró en la historia.

Los Verstappen llevan la velocidad, el arrojo y temperamento en sus ADN, la esposa de Jos y madre de Max incluída. Lo que no pudo conquistar el padre, hacer cumbre en el automovilismo mundial, gran promesa de los ´90 (en F-1 entre 1994 y 2003), campeón de F-3 europea y con un paso por la F-1 del que muchos en el mundo recuerdan aquel tremendo incendió de su Benetton en el Gran Premio de Alemania 1994 cuando le recargaban nafta, del que zafó por milagro y dio lugar a una de las fotos mas celebres.

Férreo como padre e instructor, Jos fue moldeando a Max, “no llegó a la F-1 para hacer amigos, sino para ganar”, supo decir de su hijo con quien atravesó momentos duros y distantes en el vínculo padre-hijo. Max surgió de esa familia de corredores, nacido en Hasselt, Belgica, tierra de su madre Sophie Kumpen, la otra gran impulsora, también corredora en karting, como tantos chicos en el mundo con sueños de F-1, comenzó en los karting a los 7 años y vaya, no pasó mucho tiempo para que sobresaliera

La fenomenal batalla de Abu Dhabi, el apoteótico final y coronación para Max en uno de los mejores campeonatos mundiales de F-1, lo entronizó a los 24 años como campeón para quebrar la hegemonía de Hamilton y Mercedes en F1, luego de 10 victorias (acumula 20 en total) sobre 22 fechas que incluyeron momentos de altísima tensión, discusiones y enfrentamientos entre Verstappen/Red Bull y Hamilton/Mercedes, controversias y cuestionamientos y objeciones, incluso hacia el comportamiento de Max que llevó a sanciones. “No llegó a la F.1 para hacer amigos”, acaso valdrá reiterar lo del áspero Jos… Entre 2004 y 2009 desfiló por categorías locales, antes de saltar a los autos de carrera, más adelante. En 2013 probó en la Fórmula Renault y debutó en Fórmula 3 Europea Su gran desempeño junto al francés Esteban Ocon, lo acercó a las grandes ligas del automovilismo mundial.

En 2014, cuando Hamilton se encaminaba al segundo de sus siete campeonatos, se unió al Red Bull Junior Team y poco después fue confirmado por la escudería Toro Rosso como piloto F1 para la próxima campaña. Hizo su debut en el Gran Premio de Australia, y abandonó por un problema de motor. En la siguiente carrera en Malasia, 29 de marzo de 2015, se transformó en el piloto más joven (17 años) de la historia en puntuar en una carrera de F1, llegó séptimo. Concluyó su primera temporada 12º en el Mundial de Pilotos y a partir de entonces no bajó del sexto lugar; quinto en 2016, sexto en 2017, cuarto en 2018 y tercero en las últimas dos temporadas. Red Bull lo promovió a su equipo al promediar 2016 y el 15 de mayo, en su debut ganó el Gran Premio de España, con 18 años y 228 días, récord en la categoría. En su recorrido al su primer título mundial logrado, Verstappen participó en 141 carreras (ocho temporadas), obtuvo 20 triunfos, subió 60 veces al podio y logró 13 “pole positions”.

LA FICHA.

Nombre y apellido: Max Emilian Verstappen
Apodo «Mad Max»1​
Nacionalidad Neerlandesa
fecha de nacimiento: 30/9/97 (24 años),
Lugar: Hasselt, Bélgica
Carrera deportiva en F1
Equipos: Toro Rosso, Red Bull
Debut: 2015. GP de Malasia
En 2016; Red Bull lo promovió a su equipo,
en reemplazo de Daniil Kvyat.
Grandes Premios: 141
Victorias 20
Podios 61
Puntos 1513.50
Poles 13
Record de vuelta: 16
Títulos: 1 (2021)

El mundo de la F-1 desde Abu Dhabi te pertenece Max.

 

 

 

Imagenes gentileza Sport Center y Diego Luciano.

Fotos: gentileza Twitter @elmejordel resto (portada) y Fórmula 1

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre