LAGRIMAS DEL ALMA

Cuesta encontrar en el recuerdo de años en el automovilismo el llanto tan desconsolado de un piloto como el que el vimos descargar a Facundo Ardusso con la fresca y profunda herida de una nueva desilusión por atrapar un titulo de TC, que estando cerca lo volvió a esquivar.

Recién con la carrera comenzada, el Torino de Ardusso pasó por boxes para colocar gomas para lluvia. Ya por entonces Canapino había tomado una ventaja decisiva para retener su título.

“No se puede creer, no se puede creer…” repitió ante visionauto con la voz entrecortada por un llanto que no se preocupó por disimular. Un llanto que no disminuye su valor de hombre, ni de piloto. Por el contrario lo enaltece, porque fue el llanto genuino de la impotencia de quien haciéndolo y dándolo todo por un objetivo chocó contra la infranqueable barrera de un imponderable (EN ESTE CASO, la inoportuna lluvia) que derrumbó todo su trabajo y una planificación.

Facundo llegó pleno de optimismo a San Nicolás. “Este fin de semana puedo festejar tres Copas:, la de Sport Atlétic de Las Parejas natal en el futbol regional, la de River en la Libertadores y la mía en TC” comentó cuando todo era lusión. El sábado, Sport Atletic arrancó promisoriamente la serie al ganar por penales el titulo de la Liga Carcarañense y al día siguiente River la cerró con su celebrada victoria ante Boca. En el medio, paradójicamente Facu vivió la frustración de ver escapar la copa que más quería.

Ardusso descargó con su llanto toda la impotencia ante el contratiempo climático que derrumbó sus grandes chances de ganar el título de TC.

Como le pasó a Facundo en el TC,  muchas personas viven a diario esas misma sensación de impotencia en distintos aspectos de la vida, En esos casos, el llanto  a veces en soledad, suele ser un buen canalizador de toda esa bronca para una vez que se sequen esas lágrimas, reordenar la mente, potenciar esfuerzos y volver a intentarlo.

La vida suele dar revancha a quienes no se rinden y la merecen. Si lo sabrá Facundo que en el mismo Autódromo Oscar Cabalen, donde casi deja la vida en el 2008 en un grave accidente en el Turismo Nacional, años después tuvo sus mayores alegrías con los dos títulos en el Súper TC 2000.

Sólo es cuestión de esperar, sin desesperar

 

Fotos:.Monica Paz y Prensa Renault.

-publicidad-

3 COMENTARIOS

  1. Estimado Miguel:
    100%de acuerdo,destacable que el periodismo rescate valores deportivos que poco se ven en esta epoca.Facundo perdio un titulo pero se gano el respeto y admiracion de muchisima gente que puede ver los desarrollos deportivos mas alla del resultado final.
    Ojala quiera seguir buscando con Torino el unico campeonato que todavia tiene valor historico en Argentina.Pero si quiere o tiene que cambiar de marca,ya se gano el corazon de las 4 hinchadas.
    Saludos desde el sur.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre