SALIO DEL ANONIMATO en 2009, aquel primer Dakar sudamericano lo catapultó a niveles impensados en la consideración popular.

Hasta entonces, «sólo» era un joven, poderoso empresario, integrante de la conocida familia de Las Flores, tradicional fabricante de acoplados y semirremolques. 2009 fue el punto de inicio para que Marcos Patronelli comenzara a trascender como quizá, jamás lo había buscado ni deseado. Segundo en 2009 y 2012 y ganador en Cuatriciclos en 2010 y 2013, Patronelli afronta el nuevo Dakar como una de las figuras.

-¿El último, Marcos?.
-Ehh, no sé, pensé que este año no lo correría, pero bueno hubo muchos que me apoyaron, la gente de Yamaha me respaldó y acá estoy. Sí!, desde ya, con las mismas ganas de la primera vez; a mi lo que me gusta es correr con el cuatri, me apasiona y además siento el respaldo, el cariño de la gente que para mí es algo genial, espectacular.

-¿Que hará que sigas o no corriendo el Dakar?.
-Esperen a que termine el de este año, lo que pasa es que junto a mi hermano Alejandro estamos muy metidos, con mucho trabajo en la empresa y eso nos complica para prepararnos para Dakar.

-Con el protagonismo que has alcanzado, y los triunfos, se supone que ahora si no ganás o no peleas la punta, es como que correrás y en una de esas aparecen críticas…
-Podría ser, podría ser, pero de todas formas yo estoy muy tranquilo y feliz; sé perfectamente que ya dí todo en el Dakar, gané, anduve adelante siempre; está todo bien, no tengo que demostrar nada a nadie.

SpeedAgro

El año pasado también se especuló con que tanto vos como tu hermano Alejandro, no iban a correr más el Dakar o bien se iban a subir a un auto.
-Lo charlamos con Ale hace poco, yo le dije: «porque no armamos un auto nosotros mismos y corremos el año que viene». Pero bueno, habrá que esperar como termine este, hacer un balance y después analizar todo muy bien…

Por el Equipo de VA (especial desde Rosario)

Foto gentileza Gustavo Cherro/Red Bull Content Pool.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre