LAMENTABLE NOTICIA.

Patrick Tambay integró en aquellos inolvidables años 70 de la Fórmula 1 aquel grupo de pilotos franceses que buscaron marcar un hito en la historia de la Máxima. Ser el prime piloto galo en ceñir la corona de campeón mundial.  Sólo Alain Prost lo consiguió en ese grupo que además de Tambay incluyó a Jacques Laffite, Patrick Depailler, Rene Arnoux, Didier Pironi y Jean Pierre Jabouille, por citar quienes quiénes vencieron en Grandes Premios.

El paso por Ferrari le dio a Tambay los mejores momento de su campaña en el Mundial. Desde Inglaterra 1977 hasta Australia 1986 largó 114 carreras, ganó 2, hizo 5 poles, 2 récords de vuelta y subió a 11 podios.

Nacido el 25 de junio de 1949 en París, Daniel Patrick Charles Maurice Nasri Tambay, tal su verdadero y completo nombre, fue uno más de esa generación. Sin la aureola exitosa de Prost, ni la espectacularidad de Arnoux, ni la carisma de  Laffite, ni la temeridad de Depailler, tuvo lo suyo para abrirse paso en el Mundial tras llegar con el pergamino de un subcampeonato en la Fórmula 2. Personalmente, una presencia, con cara de chico bueno y un aire que en muchas damas hizo recordar a Alain Delon, el galán francés de moda por aquellos tiempos. A esto unió un trato educado y amable. Virtudes que conductivamente se correspondieron  con un estilo conductivo prolijo y confiable que lo hizo atractivo para los equipos tras verlo en sus primeros pasos sobre un modesto Ensign del Theodore Racing.

Tambay generó una amistad con Gilles Villeneuve durante su participación en al Copa Can Am, certamen que el francés conquistó en 1977 y 1980.
-publicidad-

Su buena relación con Gilles Villeneuve le permitió llegar en 1978 a McLaren cuando el canadiense fue contratado por Ferrari tras su debut con el equipo inglés. Las vueltas del destino y la Fórmula 1 hicieron que en 1982 otra vez el nombre de Villeneuve marcase el camino deportivo de Tambay, aunque esta vez por un hecho trágico, al ser convocado por Ferrari para cubrir el vacío dejado por la muerte del canadiense en Zolder.

En Alemania su cuarta carrera con el equipo de Maranello, logró el ansiado primer triunfo personal al aprovechar el toque del líder Nelson Piquet con el rezagado Eliseo Salazar, que enfureció al brasileño al punto de agarrar a trompadas al chileno. La victoria no trajo mucha alegría a Ferrari porque un día antes en los entrenamientos bajo la lluvia, Didier Pironi la gran carta de Ferrari en el campeonato, había hipotecado sus chances y terminado con su campaña con un terrible accidente que le provocó decenas de fracturas. Así en tres meses, de estar desocupado Patrick pasó a ser piloto principal de Ferrari, uno de los equipos de punta de aquella cambiante temporada.

El esperado primer triunfo llego para Tambay llegó  el 8 de agosto de 1982 en Alemania con Rene Arnoux y Keijo Rosberg como escoltas.

Las buenas perspectativas puestas en la temporada 1983 no se correspondieron con los hechos y encima la llegada de Arnoux acentuó un clima de competencia interna en el que Tambay no se sentía muy cómodo. Igual pudo darse el gusto en Imola de ganar un emotivo Gran Premio de San Marino, su segunda y última victoria en la Fórmula 1.

No hubo más, ni en Renault (1984 y 1985), adonde emigró tras quedarse sin lugar en Ferrari por el desembarco del italiano Michele Alboreto , ni en Lola Haas, que en 1986 marcó el cierre de su campaña en el Mundial de Fórmula 1. Esto no apagó su sed de velocidad que buscó saciar con intervenciones en las 24 Horas de Le Mans con Jaguar, competencias sobre hielo, el Dakar y el GP Master.

El Mal de Parkinson y la diabetes, deterioraron en los últimos años la salud de Tambay hasta provocar su fallecimiento.

Como varios de sus colegas en las pistas, una vez retirado incursionó como comentarista de Fórmula 1 en transmisiones televisivas. Asimismo acompañó la campaña de su hijo Adrien , consagrado este año campeón del ETCR. No pudo disfrutarlo porque ya estaban avanzados el Mal de Parkinson y la diabetes que deterioraron su físico, y terminaron con su vida a los 73 años.

 

 

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Tal como lo menciona la nota, un verdadero caballero. Tal vez por eso no permaneció más tiempo en la F1 y ganó más carreras.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre