APARECIÓ LA TRAGEDIA.

Era un apasionado del Dakar el portugués Paulo Goncalves. También un hombre de gestos amables, siempre bien predispuesto al diálogo por más que llegase a los campamentos con el esfuerzo y cansancio de competir durante horas sobre una moto. Además tenía un bajo perfil que no concordaba con sus importantes pergaminos, que como nota más destacada mostraban el título mundial 2014 en rally cross country.

Todo esto no le impedía manifestar con sinceridad y sin vueltas sus opiniones. “Muchas veces al diagramar los recorridos y hacerlo veloces, los organizadores no piensan en los motociclistas, que llegamos a andar muy rápido con el constante peligro que cualquier piedra nos provoque una caída” le comentaba Goncalves a visionauto en el campamento chileno de Antofagasta durante un alto de la edición 2015 del Dakar.

Todos los pilotos que pasaron por el lugar del accidente se detuvieron para ayudar a Goncalves. Lamentablemente el portugués falleció por un paro cardiorespiratorio.

Sabía lo que decía Goncalves por haber padecido muchas caídas y lesiones en su campaña. En este Dakar 2020, que había encarado con el proyecto del equipo Hero luego de 5 años como oficial Honda y compañero de Kevin Benavides, sufrió la última y lamentablemente fue fatal. Ocurrió en el Km 276 de la etapa que unió Riad con Wadi Al Dawasir, un tramo de arena, ondulado y veloz. “Demasiado veloz para mi gusto” como advirtió en la previa otro experimentado del Dakar como Carlos Sainz, pese a que el español, vencedor de la etapa y líder en la general entre los autos, la encaró sobre su Mini.

Producida la caída, Goncalves quedó inconsciente y recibió asistencia de varios colegas entre ellos Toby Price, doble vencedor del Dakar y Stefan Svitko. También se detuvo Kevin Benavides (ganador de la etapa), quien como el resto debió continuar la carrera y recorrer los 270 Km restante con la imagen del colega malherido. El traslado en helicóptero de Goncalves al Hospital de Layla sólo prolongó su agonía. Allí se confirmó su deceso por un paro cardiorrespiratorio. Tenía 40 años, una esposa y dos hijos. Paradójicamente éste era su Dakar número 13…

Una de las ultimas imágenes de Goncalves en acción. Estaba 46° en la general .y venía a buen ritmo.Su mejor resultado en el Dakar fue el 2° puesto en 2015.

El dolor y el silencio que invadieron a todos los integrantes del campamento y la caravana del Dakar reflejaron el cariño y respeto cosechados por Goncalves durante tantos años. También mostraron ese pesar las condolencias de campeones mundiales como Marc Marquez y Fernando Alonso y el mensaje del presidente portugués Mauro Rebelo de Souza. A esto se sumó la decisión de los organizadores, por pedido de los pilotos, de cancelar para las motos y quads, la octava etapa, un tramo  con partida y llegada en Wadi Al Dawasir y que también exigía tránsitos por sectores muy veloces.

Luego de cinco ediciones (el último era el polaco Michal Hernik en 2015 en Argentina) la muerte volvió a posar sus garras en el Dakar y lo hizo sobre sus presas favoritas como lo son los motociclistas, el corazón de la carrera pero también quienes corren los mayores riesgos. La desaparición de una figura como Paulo Goncalves es una nueva y lamentable prueba.

 

Fotos: www.dakar.com

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre