NO ES TIEMPO DE andar cocinando motores en Turismo Carretera, ¿no?; aunque la más popular transite para sus mentores uno de sus mejores momentos, la realidad, la situación general, muestran obstáculos.

El alquiler de un motor de los buenos puede rondar los 40 mil pesos que, se ha escuchado, es lo que factura entre otros  por uno de sus potentes Cherokee, el Pincho Castellano por citar a uno de los motoristas con mas medallas.

Ahora, si un motor se rompe, es para ponerse a llorar; el motorista y el piloto. Para evitar esas lágrimas mutuas, se ha avanzado mucho en el ámbito técnico de la ACTC para incorporar a los autos un sistema tipo Vigia, con similitudes a los que se  comercializan para los vehículos de calle y que en el ámbito de la competición, ya ha adoptado el Top Race y TC 2000 cuando el Mago Berta era el encargado hasta el año pasado de los impulsores.

-publicidad-

Con este Vigia, al actuar ante un repentino aumento de la temperatura de agua o frente a una baja de la presión de aceite, los impulsores prolongarán su vida útil y las billeteras tan requeridas en estos momentos, se podrán tomar un merecido respiro...

Foto AIF

Por el equipo de VA

 

 

-publicidad-

3 COMENTARIOS

  1. «Semo lo coletivero que cumplimo nuestra misión….» JAJJAJAJAJAJJAJ!!!!!!!!!

    Más allá del chiste a menos que ellos lo digan, nadie puede saber si tienen un sistema Vigía instalado o no, de todas formas romper motores no creo que sea un beneficio para nadie, por otra parte las posibilidades de regar las pistas con aceite se supone que van a disminuir, lo que seguramente es un beneficio más.

    Una abrazo.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre