LOS PRIMEROS CLIENTES SERÁN EMPRESAS CON OBJETIVOS DE REDUCCIÓN DE CONTAMINACIÓN.

Desarrollados en Brasil, los camiones eléctricos E-Delivery son fabricados en Resende en sociedad con las empresas del Consorcio Modular del grupo Traton, representando lo último en términos de electromovilidad. Gran parte de su reconocimiento, en los mercados en donde ya se comercializan, pasa por combinar la más moderna tecnología de transporte con un ecosistema completo que garantiza la recarga, la asistencia técnica y la búsqueda del mejor costo total.

Leonardo Soloaga, Director de Ventas Mercados Internacionales VW Camiones y Buses, le reconoció a Gigantes del Camino que si bien “los costos del camión siguen siendo elevados” a futuro será competitivo”. “Hoy la ecuación está al límite comparando siempre con un diesel. Pero cuando se masifique, las reducciones en los costos de las baterías como de otros componentes, será diferente”, agregó el directivo.

En la misma línea, el Gerente General de la División Camiones y Buses de VW Argentina, Federico Ojanguren, no dudó en remarcar que “el E-Delivery se presenta como una oportunidad, y sus primeros clientes serán aquellos adoptadores tempranos de nuevas tecnologías y de los que hay muchos en Argentina”.

 

Precisamente, el camión eléctrico cambia los paradigmas del mantenimiento por lo que un aspecto clave antes de empezar su comercialización, se centra en la “transformación” de los encargados de los servicios de la red de concesionarios.

 

“Desde la Avant-Premiere del producto en diciembre pasado hasta ahora, hemos ido fuertemente atrás de la capacitación pues estamos frente a un vehículo totalmente diferente. Así, por ejemplo, pasamos del mecánico al técnico especialista en Alto Voltaje. Para esto, ya no hablamos de inyección o bomba”, destaca Ojanguren.

El aprendizaje experimentado por Brasil, donde ya circulan cientos de unidades, se replicará por espacio de corto tiempo en la Ciudad de Buenos Aires, con un par de unidades, que la empresa Ambev tendrá a disposición.

“Durante esa etapa de pruebas real, esperamos recibir las primeras demandas, para ajustar el producto a lo que el cliente necesita y sobre todo, en lo que respecta a infraestructura. Los tiempos de sumar camiones dependerán de cada uno de los clientes y mucho de la aplicación que cada uno realice”, describe el proceso Soloaga quien reconoce que el E-Delivery, actualmente, “no es un camión para que lo compre un individuo autónomo. Es para flotas que realicen tareas en ciudades que otorguen incluso incentivos por su aporte sustentable”.  

Hoy la aplicación en la que más se ve involucrado al camión eléctrico de VW es el transporte de bebidas. Durante el 2023 se sabrá con mayor claridad quienes, cómo y para qué sumarán los primeros camiones eléctricos de VW a sus flotas nacionales.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre