UNO, DOS, TRES y triunfo. El caso Toyota vale la pena seguirlo de cerca. Sapo en la F-1, éxito instantáneo en el Mundial de Endurance.

Hasta el terremoto de marzo del año pasado, Toyota era el máximo fabricante de automóviles en el mundo. Volverá a serlo en el próximo ejercicio, sin duda. Semejante gigante ha hecho de las suyas en la competición pero ha tropezado con dos piedras en su camino. Una, la elusiva victoria en las 24 Horas de Le Mans. Dos, el éxito en la Fórmula 1.

SpeedAgro

La marca japonesa que tiene su base deportiva mundial en Colonia (Alemania) no escatimó esfuerzos para lograr el triunfo en la máxima categoría del automovilismo mundial. Entre 2002 y 2009, a lo largo de ocho temporadas, corrió en 130 Grands Prix. No ganó ni uno solo.

Marcó tres pole-positions, dos records de vuelta y sus pilotos subieron al podio en 13 ocasiones. Pero siempre como escoltas. Nunca en el papel de vencedores. Y no les faltaron recursos, ojo…

Un dato al azar. Durante la temporada 2005, sus cuatro pilotos (los dos dos titulares, Ralf Schumacher y Jarno Trulli, y los dos suplentes, Ricardo Zonta y Olivier Panis) completaron 20 sesiones de entrenamiento en seis circuitos distintos de Europa, cubriendo en total más de 8.500 vueltas, un recorrido de 39 mil kilómetros. En esa época, el kilómetro de ensayos estaba cotizaba un gasto de 1.250 dólares por vuelta… Esa temporada, Toyota gastó cerca de 500 millones de dólares para lograr tres terceros puestos en todo el campeonato…

Se fueron, finalmente, en 2009, tras una tremenda humillación: Honda salió un año antes, vendió su equipo por una libra esterlina simbólica y con otro nombre (Brawn GP) terminó ganando el título… Con la cola entre las piernas, Toyota volvió a posarse sobre su otro objetivo incumplido: Le Mans, la carrera que tuvieron en el puño en 1994 y 1999.

Aparecieron de apuro en el flamante Mundial de Endurance. La repentina baja de Peugeot obligó a los organizadores a pedirles generosamente que además de Le Mans corrieran el resto del campeonato. Se presentaron en Spa-Francorchamps pero una piña en los entrenamientos los privó de competir.

En las 24 Horas, debut absoluto del TS030 naftero híbrido, sorprendieron: Anthony Davidson iba en punta en la sexta hora cuando se atravesó una Ferrari GT en el camino… En Silverstone, la segunda carrera del equipo, ya se metieron en el podio. En la tercera. este fin de semana en Interlagos (San Pablo) fue concierto: pole-position y victoria de punta a punta. Curioso: mientras Norberto Fontana ganaba el TC en Junín, su ex rival de la F-3 alemana Alex Wurz se imponía con el Toyota en pareja con el francés Nicolas Lapierre.

En suma: tres carreras le llevó a la marca japonesa ganar en el Mundial de Endurance.  En Interlagos, un circuito   de curvas muy rápidas y también muy lentas, había siete zonas en los que se podía activar el sistema híbrido (curvas de menos de 120 km/h). Según Hisatake Murata, el líder del proyecto, el sistema híbrido del TS030 proporcionaba 300 HP adicionales «que hacían una real diferencia en nuestros tiempos de vuelta».

El TS030 de Wurz y Lapierre, ganador en Interlagos

A diferencia de los Audi, que conectan el sistema híbrido al tren delantero (y entonces tienen, circunstancialmente, un auto de tracción integral), en el coche japonés construido en Alemania la potencia adicional va al tren trasero. «Comparado con Silverstone, manejamos mucho mejor el consumo de combustible» explica Pascal Vasselon, el mismo director técnico que tenía el equipo de F-1. Los recursos nunca fueron un problema.

Entonces, ¿no fue mucho más fácil que la Fórmula 1? ¿O será que, habiendo salido ya campeón Audi una carrera atrás, no era tan malo que ganara el rival que hizo un esfuerzo para correr el torneo y darle otra seriedad? En fin…

Por el equipo de VA

Fotos Toyota

 

1 COMENTARIO

  1. No sigo mucho a este campeonato, pero no parece que el Toyota este sea lento y sus pilotos, tampoco son inexpertos, así que no podría negar o afirmar que haya habido un favor de Audi, pero bien pudo ser en buena ley. Tampoco creo que Audi haya gastado semejante fortuna (lo que implica correr una carrera) para que Toyota les gane, pero todo puede ser.
    El reglamento de esta categoría parece mas abierto que el de F1, digamos que parecen haber mas variables que puedan usar los equipos para hacer autos diferentes y que se cada uno se adapte mejor a una u otra fecha que sus rivales, cosa que en F1 no se da, al menos de un modo tan amplio. Por eso, puede que sea mucho mas fácil ganar en el Endurance de hoy que en la F1 de hoy, donde hay muy pocas posibilidades de encontrar algo que te diferencie del resto y encima, si se encuentra algo, quedará sujeto al juicio de los comisarios técnicos.
    Igual, Toyota no está sola entre las grandes marcas a las cuales se les escapan los éxitos deportivos mas significativos. GM, mas allá de NASCAR o el turismo australiano, solo tiene algunos éxitos aislados en Indy y de la mano de Illmor, un campeonato de rallys con Opel y poco mas. Ah, tiene seis títulos con Ortelli en la «única» (espero que lo tomen como un chiste amistoso). Ford ha ganado mas, pero hace rato que sufre ¿el último éxito en Le Mans? Hace poco ganó el título de marcas en rally, pero luego de interntarlo por 30 años sin éxito y como van las cosas, parece difícil que repitan en un futuro cercano. En F1 es otra cosa, pero bueno, daría para discutir bastante. VAG no es muy diferente, hoy andan bien en Endurance con Audi, anduvieron bien en turismos y rally, pero es prácticamente todo lo que han hecho y desde los 80 a ahora, creo que antes no hicieron nada significativo.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre