UNA MUY TRISTE NOTICIA

Los domingos fuera de las pistas parecen ser en los últimos tiempos más peligrosos para los pilotos del TC, que los fines de semana de carrera. Un domingo 13 de agosto del año pasado, la vida de Mauro Giallombardo cambió para siempre con aquel choque contra un micro en las cercanías de Bariloche, sobre una ruta con nieve, y quedó al borde de la muerte junto a un amigo y dos amigas que lo acompañaban; todos se encuentran recuperándose.

SpeedAgro

No tuvo la misma suerte Juan Marcos Angelini. La caída de su pequeño avión, especial para efectuar vuelos rasantes y acrobacias, en las cercanías de su Carreras natal en Santa Fé,  a unos 120 kms al sur de Rosario, terminó con su vida en la tarde de otro domingo sin ruido de TC.

Según contó a visionauto el conocido periodista oriundo de Rosario, Daniel Perriard, “el Tati despegó con su avión desde la pista de tierra que hay en su campo, donde también se encuentra el hangar donde guardan el otro avión que tenía, y con el que  solía viajar a las carreras, o bien por cuestiones personales o comerciales”.  “Su hermano Sebastián (también tenía una hermana, Victoria) observó como levantaba vuelo y a unos 1500 metros de distancia, vio como el avion caía a tierra”, agregó muy apenado Perriard, quien se conocía con Tati desde hacía varios años. El hermano a notar lo ocurrido, se trasladó shockeado al lugar donde el avión se precipitó a tierra. Trascendidos indicaron indicaron que al arribar, Tati ya se encontraba sin vida. Las causas del fatal accidente las determinará la justicia interviniente.

Tenía 31 años (21/10/86), y a su pasión por el automovilismo le sumaba la que tenía por los aviones, por volar y por las acrobacias aéreas, para las que contaba como instructor al conocido y avezado piloto de aviación Jorge Malatini, a quien se lo suele ver efectuando acrobacias con su avión, en diferentes circuitos donde hay automovilismo.Angelini sin ir más lejos, una semana atrás asistió con su avión al festival aéreo desarrollado en Alvear, localidad cercana a Rosario y aprovechó luego, para sobrevolar con algunas acrobacias, el Autódromo de Rosario en el intervalo de las finales de las clases 2 y 3 de Turismo Nacional.

Verborrágico, amable, bien dispuesto, con una sonrisa casi permanente, y una visión siempre optimista de las cosas, su imagen ya estaba instalada en el ambiente del TC, al igual que la inseparable companía de su padre “Chori”, como se lo conoce en el ambiente. Atrás habían quedado sus comienzos en el karting y ya dentro del automovilismo sus ásperos duelos con Mariano Werner en la Fórmula Renault.

El mundo de la ACTC lo atrapó en el 2006 con su ingreso al TC Pista, donde al año siguiente fue subcampeón. El obvio paso al Turismo Carretera puso en marcha una campaña que hasta la reciente fecha en Paraná comprendió 169 carreras, con tres victorias (Nueve de Julio 2010, Rafaela 2011 y Rio Hondo 2015), más dos poles  y siete podios. Participó en cinco Copas de Oro, su mejor ubicación resultó en el 2016 con el cuarto puesto alcanzado. En todos los casos, con un Dodge.

Imagenes devastadoras del estado en que quedó el avión especial para acrobacias que tripulaba el infortunado Angelini, a poco de su trágica caida. El Tati se sumó a los pilotos del automovilismo, muertos en accidentes aereos. Una lista que en el ámbito nacional comprende entre otros a Luis Di Palma y Nicolás Vuyovich.

No era Angelini un habitué a los primeros puestos pero tenía la velocidad y regularidad, que le permitían integrar una dignísima segunda línea que en fines de semana en que los fierros respondían y las circunstancias se daban, podía avanzar a niveles importantes de  protagonismo, que incluso lo llevaron a ganar en TC. Uno de esos días felices, fue el de hace poco en Paraná;   su segundo puesto final lo dejó en la antesala (quedó 14º), del grupo de 12 pilotos que ingresó a la Copa de Oro. Esa frustración no le había quitado su habitual optimismo. “Espero entrar en los Tres de Ültimo Minuto”, se le escuchó decir ilusionado.

Lamentablemente, el destino le tenía preparado otros planes.

 

Fotos: PrensaPro

Jeluz | Productos Eléctricos

1 COMENTARIO

  1. Lo conocí en una despedida de año de el taller del Pulga Rolando , padre de chico q corre en fórmula Renault. Tenía 18 años y estaba viendo la posibilidad de pasar a correr en TC pista . Creo q fue en el año 2005. Un chico de una amabilidad y simpatía poca veces vista. Recuerdo q le comenté de q estaba corriendo de acompañante en el zonal de venado tuerto y me felicitó. Para mí fue increíble..
    Nos arruinó el día sinceramente esta noticia

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre