Sin embargo, el paso de Comas por la Fórmula 1 no es tan recordado por su decente desempeño al volante de coches siempre mediocres como por su historia humana. La que eternamente le unirá a Ayrton Senna, el mayor mito de la Fórmula 1. Una relación más allá de la amistad, que habla del respeto, la lealtad y el compañerismo entre pilotos. De la condición humana, marcada en este caso por dos accidentes.

Comas Monaco F1 1991

El francés en el Ligier-Renault V10.

Después de una temporada de debut en la que se tuvo que pelear con el brutal V12 de Lamborghini, en 1992 Érik Comas estaba floreciendo. Seguía en Ligier, pero ahora llevaba un V10 de Renault que era mucho más razonable que el monstruo italiano, y los resultados lo estaban plasmando: Comas ya era un habitual de la zona de puntos e incluso fantaseaba con subirse al podio.

Pero entonces llegó el Gran Premio de Bélgica de 1992. Eran los entrenamientos libres del viernes y Comas estaba en el mejor momento de su carrera deportiva, pilotando con mucha confianza. La terrible curva de Blanchimont, una de las más rápidas del circuito, ya en el final de la vuelta, antes de llegar a la Bus Stop, le estaba esperando.
Senna Comas Magnycours F1 1992

Senna superando a Comas.

Comas perdió la trasera de su Ligier en una zona en la que se rozan los 300 km/h y chocó contra el guardarraíl. La mala suerte quiso que una de las ruedas golpease a Comas directamente en la cabeza, quedándolo inconsciente. Como es habitual en accidentes así, el piloto quedó rígido, accionando el acelerador con el pie. Se mascaba la tragedia.

Como si se tratase de un milagro, abriéndose paso entre el polvo que había levantado Comas y coche que trataban de esquivar el accidente apareció una figura. Era Ayrton Senna, corriendo todo lo que podía para atender a Comas. El brasileño, por entonces vigente campeón del mundo de Fórmula 1, fue el primero en llegar.

Senna Comas Belgica F1 1992

La rápida determinación de Ayrton, fue clave para salvarle la vida a Comas en Spa.

Senna venía rodando un par de segundos por detrás de Comas, lo suficiente para ver el accidente en primera persona. Cuando pasó por su lado, escuchó el motor acelerado entre 7.000 y 8.000 revoluciones y vio al francés inconsciente. Su mente no tardó en darse cuenta de la situación. No dudó en aparcar el McLaren al borde de la pista y correr en socorro de Comas.

Senna se jugó la vida. En el vídeo se puede ver perfectamente la escasa visibilidad que había debido a la nube de polvo que había provocado el accidente de Comas. Su coche estaba en mitad de la pista, prácticamente en la trazada ideal, y otros monoplazas venían por detrás tratando de esquivarlo.

Senna Watkings F1

Senna y el histórico médico de la F-1, Sid Watkins.

Cuando llegó al Ligier, lo primero que hizo Senna fue apagar el motor, evitando el incendio que estaba a punto de provocarse debido a que Comas mantenía constantemente accionado el acelerador, impidiendo que se refrigerase. Después, puso erguida la cabeza del francés para que la presión no dañase sus vértebras.

Senna era amigo íntimo desde hace años del doctor Sid Watkins, el ángel de la guarda de la Fórmula 1. El campeón impidió que los comisarios atendiesen a Comas porque él sabía mejor que nadie qué correspondía hacer en una situación así: había tenido decenas de conversaciones al respecto con Watkins. Simplemente, mantuvo recto el cuello de Comas hasta que llegó el doctor.

«Cuando llegué, Senna estaba de rodillas, sosteniendo la cabeza de Comas, del modo correcto, debo añadir«, dijo Watkins en su día. El doctor británico puso hincapié en lo acertado que estuvo Senna impidiendo que le quitasen el casco a Comas antes de que él pudiese hacer un chequeo básico de los daños.
Senna salvó la vida de Comas. Su rápida intervención evitó tanto el incendio como las posibles lesiones cervicales que hubiese sufrido el francés. «Ayrton Senna salvó mi vida», dice el propio Comas. El piloto de Ligier se recuperó bastante rápido, fichó por Larrousse para la siguiente temporada y la Fórmula 1 siguió su curso. 

Y entonces llegó el 1 de mayo de 1994, el día más triste de la historia de la Fórmula 1. Comas rodaba decimoséptimo en aquella fatídica sexta vuelta cuando pasó por Tamburello y vio el coche de Senna destrozado. Pocos segundos después comenzó a ondear la bandera roja, la carrera quedaba detenida. Érik detuvo su auto en la curva de Tamburello, y presenció impotente la muerte de Ayrton.

Comas regresó al garaje y se encontró con lo que más temía. Senna estaba muy herido. Él había pasado por su lado en aquella curva de Tamburello. Su mente burbujeaba, maquinando conjeturas tan fútiles como humanas. Aquel box del equipo Larrousse debió ser una celda para Comas, tanto que se escapó.

Senna Imola F1 1994

Tras los diez minutos más largos de su vida, Comas volvió a subirse a su Fórmula 1, arrancó el motor y salió a toda velocidad del pit lane. Por entonces Larrousse ya montaba un V8 de Ford, pero aún así su sonido sobrecogió a todo el circuito de Imola. Cuando Comas llegó a Tamburello se encontró a un helicóptero en mitad de la pista, esperando para trasladar a Senna.

Los auxiliares y comisarios que estaban allí inmediatamente detuvieron a Comas y le impidieron bajarse de coche, pero lo que vio fue suficiente para saber qué estaba pasando. Se estaba muriendo Ayrton Senna. Pese a ello, la carrera se reanudó, pero Comas fue el único que ya no quiso tomar partido en ella. El equipo le obligó a terminar la temporada, pero cuando acabó dejó la Fórmula 1.

Comas estuvo años sin poder decir nada al respecto, simplemente asumiéndolo, pero finalmente se liberó. Y su relato es sobrecogedor sobre lo que vio y sintió aquel 1 de mayo parado en la curva de Tamburello, sentado en su Fórmula 1 mientras gran parte del espíritu de la categoría se iba en aquel helicóptero blanquirojo.

«Me quedé paralizado, porque me encontraba ahí, al lado del hombre que me había salvado la vida dos años antes, y no poder hacer nada por él era algo que me hacía sentir terriblemente mal. Él me salvó la vida, pero yo llegué demasiado tarde», decía Comas, aún con la voz entrecortada décadas después del suceso.

Erik Comas

Érik Comas.

El francés años después aún no había superado tan duro trago: «me siento avergonzado y con cierta culpa por no haber retribuido lo que él hizo. Es difícil aceptar que alguien que salvó tu vida dos años antes estaba ahora a pocos metros de mí, herido gravemente. Quise dejar el coche e ir allí para ayudar de alguna manera, pero los médicos no me dejaron».

Sobra decir que el accidente de Senna fue muy diferente al de Comas, y que aunque el francés hubiese llegado a tiempo difícilmente hubiese podido hacer algo por el hombre que le salvó la vida: «Fue una experiencia tan horrible que pasados los años a duras penas empiezo a poder hablar de ello. Es algo que enterré dentro de mí durante mucho tiempo». Comas fue el último legado de Senna.

Nota y fotos publicadas en www.motorpasion.com

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre