¿SE REPITE ESTE FIN de semana en Hungría?

Hace unos días al contarte sobre la polémica largada con auto de seguridad en el Gran Premia de Gran Bretaña cuando ya había dejado de llover, nos preguntamos que habría pasado en esos momentos por la mente de Jackie Stewart. El mismo Stewart que en agosto de 1968, en su época de piloto de Fórmula 1  largó, corrió y ganó en el extenso y peligroso Nurburgring una carrera bajo la lluvia y entre la niebla, considerada entre las que se disputaron bajo peores condiciones climáticas en la historia del Campeonato Mundial.

SpeedAgro

 

El auto de seguridad liderando el lote de Fórmula 1 en las vueltas iniciales en Inglaterra. Una imagen que motivó muchas críticas.

 

No se  conoció opinión de Stewart. Sí, habló otro campeón mundial, como Jacques Villeneuve, participe tres décadas más tarde de una época mucho menos trágica de la Fórmula 1. Y como siempre lo hizo sin anestesia, pegándole duro, muy duro, a la mayoría de los pilotos que suscribieron la decisión de largar con auto de seguridad.

“Si queremos atraer a los aficionados necesitamos héroes a quienes la gente admire y quiera imitar. La mayoría de los pilotos que tenemos ahora son todavía bebes y otros son conductores que ganan millones de dólares pero son cobardes que se esconden detrás de un auto de seguridad. Con este contexto, no creo que existe un piloto que transmita ese algo especial a los aficionados”, disparó el canadiense, hijo de Gilles. Alguien que sobradamente tenía ese algo especial que llegaba a las tribunas, pese a que no ganó tantas carreras ni fue campeón mundial. Hoy se lo recuerda más que a muchos que lo fueron.

 

Senna supera a Prost y culmina su obra maestra bajo la lluvia en la vuelta inicial en Donington `93. Otros tiempos, otros pilotos, otras reglas.

 

Duro, durísimo lo de Jacques, pero bastante cierto. Tal vez sea exagerado calificar de cobarde a un piloto de F-1 1 que corre a más de 300 km/h.,  pero acierta al decir que casi ninguno transmite algo especial al público. Tal vez puede exceptuarse a Lewis Hamilton, como se vió en Silverstone. O a Max Verstappen, pensando en su futuro. Claro que los pilotos no tuvieron la culpa de ese tipo de largada en fila y ordenados, que las autoridades explicaron en que cumplieroen las medidas de seguridad.

Ese excesivo celo quitó de arranque la posibilidad de ver en la curva inicial el presentido duelo entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg, el único motivo de interés que tiene esta Fórmula 1, donde los Mercedes Benz dominan a voluntad. Menos mal que esos criterios no existían en el pasado. Entre tantas cosas nos hubiesen privado de ver aquella recordada vuelta inicial de Ayrton Senna en el Gran Premio de Europa 1993, bajo un diluvio superó a , Michael Schumacher, Karl Wenlinger , Damon Hill y Alain Prost. Aquella recordada Vuelta de Dios, que significó un importante aporte para consolidar esa fama de indiscutible héroe e ídolo que se ganó Ayrton. Esos héroes e ídolos por los que reclama Villeneuve,  sin encontrar casi ninguno.

 

Por Miguel Sebastián

 

 

1 COMENTARIO

  1. Adhiero a las palabras de Jacques, pero lamentablemente es un mal generalizado, no solo sucede en la F1 sino que pasa aca en el TC, categoria llena de señoritas, no digo que todos lo sean, pero si los de la Mesa de Llorones de Fox…. te sacan las ganas de ver carreras.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre