POSICIÓN INESPERADA.

Sin el protagonismo de otras temporadas, y sin siquiera haber ganado una carrera, Facundo Ardusso encaraba el fin de semana la segunda fecha de la Copa de Oro del TC en el Rosendo Hernández de  San Luis, desde lo alto de las posiciones y con una ventaja de 10,50 puntos sobre Juan Pablo Gianini y 11 a Agustín Canapino.

Ardusso confiaba que los trabajos realizados en su Chevrolet mejorasen su rendimiento y le posibilitaran pelear por la victoria que necesitaba para sostener sus aspiraciones al título..

”No esperaba ser puntero de la Copa de Oro, pero bienvenido sea…”, le ha dicho Facu a visionauto con su conocida cordialidad, para enseguida encontrarle una explicación a la agradable situación que vive, sin que el Chevrolet del JP Carrera haya alcanzado la plenitud de su rendimiento.

-publicidad-

“Soy consciente que los problemas de mis principales rivales me llevaron a la punta de la Copa, pero también reconozco que hicimos lo nuestro dentro de lo que podíamos. En Rafaela había terminado cuarto en pista y después avancé al segundo lugar por las desclasificaciones de Urcera y Nico Bonelli”, resume Facu sobre esas circunstancias que sin embargo no lo conforman y por eso junto a su equipo ha trabajado en busca de mejoras.

Con su tercer puesto en Paraná, Ardusso logró en la quinta fecha en Paraná su primer gran resultado en esta nueva etapa en el JP Carrera.. En Rafaelal fue segundo gracias a las exclusiones de Urcera y Bonelli. «No quiero estar condicionado a problemas ajenos», ha afirmado Facu.

“Luego de las pruebas en el Mouras, apuesto mucho a este fin de semana para ver el funcionamiento del auto desde los entrenamientos. Tenemos un motor que está en un nivel medio, y para comprobar en la pista nos quedaba ajustar las cosas en el chasis. Luego íbamos a tener una idea de los progresos realizados en los trabajos”, agrega Ardusso, sin desconocer que cada vez le quedan menos balas, leáse carreras, para acertar en el blanco de esa victoria que le es imprescindible para pelar por el titulo.

“Es cierto me quedan pocas balas, pero algunas hay… Igual estoy tranquilo porque confío que el trabajo del equipo me permitirá tener un auto para intentar ir por esa victoria que necesito. En cuanto a las presiones, estoy acostumbrado y eso me ayudará a mantener la calma que también se precisa en esta situación porque no sólo es cuestión ganar, también hay que  llegar y sumar”, destaca el de Las Parejas, que a la hora de pensar en sus principales rivales la tiene clara.

“Canapino y Werner siguen estando en un primer nivel y en un segundo escalón vienen Josito y Ledesma que es gran candidato a entrar en los Tres de Último Minuto y además ya ganó. Para eso tres del final pensaba en Santero pero le fue mal en Rafaela y quedó lejos”, estima antes de cerrar con una especial opinión sobre el requisito de la victoria obligatoria.

La bandera a cuadros cae sobre el Chevrolet de Santiago Mangoni y decreta su debut triunfal en el TC en el último paso de la categoría por el Rosendo Hernández de San Luis. Aquel 14 de abril de 2019, Ardusso llegó cuarto con el Torino..

“No estoy de acuerdo y no lo digo ahora porque soy parte interesada y me perjudica. Nunca me gustó la obligación de tener que ganar al menos una carrera para ser campeón, pero debo ser el equivocado porque todas las categorías la han puesto en sus reglamentos deportivos. Me gustan los campeonatos tradicionales, sin play off, sin recargos, y que el titulo se defina en favor de quien suma más puntos en todas las carreras”, dice sin vueltas.

De cara a esa obligación que debe cumplir si quiere calzarse la corona más deseada del automovilismo argentino, hay buenos antecedentes para respaldar el optimismo de Ardusso. Fue ganador en tres (Viedma, Villicum y Toay) de los cuatro circuitos que le restan transitar al campeonato, y en el restante (San Luis) hizo la pole y salió segundo.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre