SE HA HECHO una costumbre la presencia de un contingente de pilotos argentinos en las 24 Horas de Nurburgring.

La carrera en su 41ª edición este año, ha tenido un aditamento muy especial y nostalgico,  Michael Schumacher se despidió ante sus compatriotas dando una vuelta al mítico circuito de más de 20 kms, con un Mercedes de F-1 de 2011.  Los alemanes alrededor del circuito, habrán aprovechado para el enésimo brindis con cerveza, cuyas incontable cantidad de botellas vacías suelen colgar en cuerdas como si fuera ropa…

-publicidad-

El cuarteto argentino integrado por Sergio Rodríguez, Juan Cusano, Sergio Yazbik y Stefano Cambria entraron terceros en las 24 Horas en la  categoría D1T + D3T (autos diesel) con 51 vueltas. El BMW 335 d tuvo problemas con el intercooler y luego Cusano sufrió un leve despiste que ocasionó la rotura del radiador de aceite, el incidente les hizo perder más de 2 horas.


La competencia estuvo interrumpida durante 9 horas y media por una copiosa lluvia, que derivó en despistes; la noche alemana más la niebla que se sumó al agua que caía, llevó a la detención. Las 24 Horas las ganaron el veterano Bernd Schneider, y los noveles Thiim Nickl, Jeroen Bleekemolen y Sean Edwards con un Mercedes Benz SLS AMG.  Los tres últimos, rivales de Esteban Gini en la Porsche Mobil 1 Supercup.

Los otros representantes argentinos, tuvieron un paso efímero por la carrera; a una sóla vuelta del comienzo un choque provocó el abandono de José Visir, Rubén Salerno, Jorge Cersósimo y Gustavo Fontana.

Informe y fotos gentileza: Guillermo Cejas

(Especial desde Nurburgring, Alemania

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre