EMBLEMA.

Bobby Unser.

Murió el legendario piloto norteamericano, animador de los más históricos del automovilismo estadounidense. Tres veces ganador de las 500 Millas de Indianápolis, y uno de los más populares de todos los tiempos de IndyCar. Tenía 87 años y encabezó junto a su hermano Al, una de las familias más famosas del deporte motor en el mundo.

Bobby había nacido el 20 de febrero de 1934 en Colorado, desde donde su familia se mudó cuando apenas tenía un año a Albuquerque, Nuevo México (EE. UU). Esa ciudad con el transcurso de los años, quedaría asociada para siempre con la dinastía de los Unser. Estados Unidos. Fue el tercero de cuatro hermanos. En su palmarés figura sus máximas conquista, se llevó las célebres y famosísimas 500 Millas de Indianápolis en 1968, 1975 y 1981. Logros, su trayectoria lo encumbraron, una figura que perdurará.

Su vida deportiva tuvo una fugaz ligazón con la Argentina, ocurrió cuando formó parte del grupo de pilotos participantes de las recordadas 300 Indy de Rafaela, corrridas el 28 de febrero de 1971 en el ovalo rafaelino. La primera vez que los autos de Indy, salieron de EE.UU para correr.
Testimonios del paso de Bobby Unser por Rafaela. Arriba junto a Dan Gurney (izq). Abajo, los autos alineados para largar las 300 Indy en el óvalo rafaelino (Fotos Museo Autódromo Rafaela)
Al y Bobby Unser, Joe Leonard, Mike Mosley, Loyd Ruby, Dick Simon, Jim Malloy, Rick Muther, Lloyd Mon Ruby, Cale Yarboroung, Bentley Warren, Bill Simpon, Tom Bigelow, Gary Bettenhausen, Anthony J. Foie, Dave Strickland, Roger Mc Cluskey, John Mahler, Dee Jones, Swede Savage, Ludwig Heimarath, Karl Busson, los pilotos que llegaron a nuestro país para correr en Rafaela. A ellos se les sumó el argentino, Carlos Pairetti. Il Matto manejó un Volstedt-Ford Turbo de la escudería de Dick Simon.
En Rafaela, justamente Bobby fue uno de los más veloces en entrenamientos y clasificación, pero no recorrió mucho camino en la carrera. En la quinta vuelta de la primera serie (tuvieron lugar dos bateríasa), la rotura de motor de su Eagle Offenhauser, del equipo de otro grande, Dan Gurney, lo obligó a abandonar.
Bobby Unser y Rick Mears han sido los únicos ganadores de las 500 Indy en tres décadas diferentes. A su vez, junto a su hermano Al (triunfó cuatro veces en Indianápolis), se convirtieron también en los únicos hermanos en imponerse en las 500. Pese a la envergadura alcanzada, la Fórmula 1 sólo lo vio correr una vez.

Sus comienzos quedaron registrados en 1949, en el Roswell Speedway (Nuevo México). En 1950 corrió en el Speedway Park en Albuquerque, y ganó el primer campeonato en Southwestern Modified Stock Cars. Desde 1953 a 1955, Unser y sus hermanos Jerry y Al decidieron pasar a competir en las carreras organizadas por el United States Auto Club (USAC). Bobby tuvo éxito en las categorías USAC Sprint Car, Midget y Stock Car, obtuvo siete victorias en la Sprint Car de la USAC y quedó tercero en la clasificación en 1965 y 1966. También ganó seis carreras Stock Car de la USAC y tres de Midget de la USAC.

A Indy llegó en 1962, y su primera victoria en las 500 Millas se dio en 1968 en el Rislone Eagle con motor Offy, uno de los autos con motor trasero más icónicos de la historia de Indianápolis. Con el mismo coche volvió a triunfar en 1975 y 1981.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre