EL ALAIN PROST DE LAS MOTOS.

“Fíjense en un francés, llamado Quartararo, va muy bien y creo que es un futuro campeón”

En un agradable mediodía de abril de 2016 en el Autódromo Termas de Río Hondo, visionauto escuchó esta sugerencia con tono de pronóstico de un experimentado colega, entusiasta conocedor del motociclismo nacional e internacional. Fue mientras en la pista santiagueña transitaba la carrera de Moto 3 del Campeonato Mundial y entre sus participantes estaba ese Quartararo, que hasta entonces llamaba la atención por un apellido que no concordaba con su nacionalidad francesa. El intrascendente 13er lugar de Quartararo sobre una KTM del Leopard Racing, dejó el tema en la anécdota.

Bagnaia se va al suelo cerca del final mientras lideraba la carrera y tenía controlado a Márquez. Una alternativa que dejó definido el campeonato en favor de Fabio Quartararo.
-publicidad-

 

Entre aquellos jóvenes que en la carrera de Moto 3 en Rio Hondo, buscaban escalar rumbo a Moto GP también estaba el italiano Franco Bagnaia. El mismo que ante sus compatriotas en Misano, marchaba hacia el necesario triunfo que prolongaba una fecha más su ilusión al título mundial hasta que a cinco vueltas del final una caída con su Ducati le dejó servida la segunda victoria consecutiva, 3ra del año y 59a de su campaña a Marc Márquez (Honda) Y eso no fue lo más importante. También esa caída de Bagnaia definió el campeonato, con dos fechas de anticipación (faltan Portimao y Valencia) en favor de Fabio Quartararo. Si, el mismo del pronóstico en Río Hondo hace cinco años y medio.

“Es increíble, es increíble” repetía sin mucha originalidad pero con una felicidad desbordante, este francés nacido en Niza el 20 de abril de 1999, nieto de inmigrantes italianos y que para confirmar sus facetas multinacionales construyó las bases de su campaña deportiva en España impulsado por su padre Ettiene. Por eso además del francés e inglés, habla bien el español, idioma que identifica su apodo El Diablo, que Fabio adoptó al ver esa figura en el primer casco que le regalaron.

Feliz por su tercera victoria del año, Marc Márquez felicitó a Quartararo por su flamante título. El español encabezó un 1-2 oficial de Honda con Pol Espargaró que no se daba desde Aragón 2017.

De aquellos tiempos en España surgen sus primeros pergaminos Campeón del Mediterráneo a los 12 años, del Español de Velocidad a los 13 y 14, saltó al Mundial a los 15. Le costó afirmarse en Moto 3 y 2, y sólo hubo una victoria en Montmeló 2018 en Moto 2. Su futuro entró en sombras hasta que llegó la luz del equipo Sepang Racing Team Petronas, el satélite de Yamaha,  con el ofrecimiento del pase a Moto GP con la moto que habían rechazado los españoles Jorge Lorenzo y Daniel Pedrosa. Fue su resurgimiento al punto de constituirse en gran rival del por entonces casi imbatible Marc Marquez.

La temporada 2020 afianzó su consolidación. Su gran arranque (dos victorias iniciales) lo colocaron como el gran candidato ante la ausencia de Márquez, pero la falta de regularidad por problemas en la Yamaha y algunas caídas lo fueron alejando de esa chance. Igual de cara al 2021 dio un gran paso profesional con su llegada al equipo oficial Yamaha en reemplazo de Valentino Rossi. Esto contribuyó a consolidar una madurez conductiva que lo convirtió en el único piloto que sumó puntos en las 16 carrera del campeonato, con los niveles más altos en sus 5 triunfos (Qatar, Portugal, Italia, Holanda y Gran Bretaña) y 10 visitas al podio. Una maduración que se vio en la forma en que encaró (de menor a mayor)) la carrera de Misano pese a su pobre lugar de largada (15°) y hasta en su decisión de no porfiarle el último escalón del podio al italiano Enea Bastianini para evitar el riesgo de una caída. El campeón merecía y quería llegar de pie.

Valentino Rossi concentró también todas las atenciones y emociones con su última carrera en Italia. Por eso recibió el cálido reconocimiento de las 35.000 personas habilitadas para poblar las tribunas del circuito de Misano. Además llegó 10° y sumó 6 puntos que tuvieron un valor más simbólico que real.

Como Alain Prost en la Fórmula 1 en 1985, Fabio Quartararo se ganó un lugar exclusivo entre sus compatriotas al convertirse en el primer francés en coronarse campeón en Moto GP, la máxima categoría del motociclismo mundial. También cortó una década de consagraciones de pilotos españoles (Jorge Lorenzo, Marc Márquez y Joan Mir) que databa desde 2011 con el campeonato del australiano Casey Stoner y las 6 temporadas sin títulos de pilotos de Yamaha que transcurrieron desde que el que en 2015 obtuvo Jorge Lorenzo. El mismo Lorenzo que fue uno de los muchos personajes del motociclismo mundial que le acercaron sus felicitaciones.

¡Chapeau Fabio! Sos un merecido campeón. Por lo que hiciste este año y por todo lo que superaste en los anteriores.

 

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre