PENSAR QUE en algún momento nos ilusionamos con tener a tres, ¿o las tres? categorías más importantes del deporte motor mundial.

Dabamos por descontado la continuidad del Rally de Argentina, nos convencimos de la seriedad de  las gestiones para llevar a Río Hondo el Mundial de Motociclismo y de pronto, cuando nadie lo esperaba, nos sorprendimos gratamente con la noticia que habíamos recuperado la joya más preciada: el Gran Premio de Fórmula 1.

SpeedAgro

Cómo no ibamos a ilusionarnos, si el anuncio vino nada menos que de la Presidenta de la Nación. Si, es cierto, también por ese lado llegó a principios del 2010 la noticia que con José María López, Argentina volvía a tener un píloto en la categoría mayor.

Ya sabés como terminó la historia viendo desde entonces a Pechito correr todos los domingos entre nosotros…

Aunque resulte increíble, desde el foco de la lógica, no de la realidad argentina, la historia volvió a repetirse. Sin tantas idas y vueltas como la de Pechito, pero con un silencio que apenas pasada la euforia del anuncio oficial empezó a marcar la condena del proyecto al fracaso. Su ejecución, a falta de explicaciones oficiales que debieron existir, llegó con el simple anuncio de la Federación Internacional de Automovilismo, en cuyo calendario provisorio del 2013 no figuró Argentina.

Como se intuía. Como habían advertido los entendidos al remarcar que la forma de encarar el proyecto no era la mejor para las pautas que maneja la Fórmula 1. Como daba a entender el silencio de los medios europeos, que nunca hicieron mención alguna a la posibilidad argentina de recuperar la F-1, y en cambio hablaron de Rusia, México y hasta Venezuela.

Hubo entonces que archivar otra vez, y van.., el sueño del retorno de la Fórmula 1. La compensación, ¿o el consuelo?, está mirando la agenda del rally mundial, donde Argentina figura inamovible.

¿Y las motos?. Parecían seguras, pero la “fecha a confirmar” en el casillero del 14 de abril con que sin mencionar país alguno salió el calendario provisorio de la Federación Internacional de Motociclismo, encendió una luz de alarma que acentuó la aparición como otra alternativa de India, un país con un gran mercado de motos, y por lo tanto apetecible a los intereses de las terminales que participan en el Mundial, y con un circuito ya construido que usó la F-1.

Igual la chance de Argentina se mantiene, aunque con un duro camino por recorrer en los próximos meses con la aprobación del circuito santiagueño de Río Hondo, el pago del canon y también la solución de problemas politicos originados por la molestia de Repsol, principal auspiciante del Mundial y equipos, con las autoridades gubernamentales argentinas por la expropiación de YPF.

Cuentan que el mes clave es noviembre. “Si el circuito y la plata están, los problemas politicos se solucionan…”, dicen esperanzados quienes están cerca de los organizadores. ¿Estarán en tiempo y forma para que al menos en decisión dividida (2 a 1), las realidades le ganen a las frustraciones?. Por ahora de tener tres pasamos a una y media.

 

Por Miguel Sebastián

2 COMENTARIOS

  1. Creo que es cuestión de plata, mas que de otras cosas. Si el circuito no está en óptimas condiciones, pero se paga algún plus por ello, se correrá y al final, el que queda mal es el organizador, por no dar una infraestructura acorde, lo cual será un excusa para no volver a pisar el mismo suelo, salvo un cambio radicalmente positivo en las condiciones (o sea, gastar mas plata).
    El rally de Argentina no está en el mundial por lo bien que se portan los cordobeses, lo lindo de los caminos y por ser una fecha clásica, lo es porque sirve a la difusión de la actividad y la de sus múltiples marcas y auspiciantes. Los circos no van a un pueblo porque los aplauden lindo, van porque les deja plata y ese es su negocio. Turísticamente, a Córdoba le sirve la difusión y el movimiento que genera el rally y todos ganan.
    Con el resto de actividades es similar la cuestión y es lo que hay que buscar, que todos ganen con el espectáculo. Ojalá, los aficionados al deporte motor tengamos la variedad mas amplia de espectáculos que se pueda lograr, bien organizados y con las cuentas claras, así perdurarán en el tiempo como el rally de Córdoba.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre