¿POR QUE SIEMPRE SALE CAMPEÓN CANAPINO?

La pregunta salta ante la tercera coronación consecutiva de Agustín Canapino, que extraña en una categoría como el Turismo Carretera que se ufana de su insuperable competitividad, de diversificar sus ganadores en la temporada, y donde raramente un piloto puede repetir victorias en el campeonato. De hecho sólo Canapino y Valentín Aguirre pudieron hacerlo en 2019.

“Sale campeón porque es el mejor piloto de  Argentina….”, dicen muchos. Es un buen argumento, aclarando que esa teórica categoría superior entre sus colegas que tanto va y viene en nombres dentro del automovilismo argentino, está condicionada por la actualidad y sus resultados. Ahora el mejor es Canapino, como hasta poco lo fue Matías Rossi, o más atrás en el tiempo José María López. Además ser campeón en TC, ayuda a ese concepto por la trascendencia y popularidad de la categoría.

Canapino compartió el podio de su cuarta coronacion con dos experimentados como el ganador Silva, su escolta Ugalde y con el joven Valentin Aguirre,el gran rival en la defiinción. «Con Valentín, Arrecifes tiene Cuna de Campeones para rato», elogió Agustín a su coterráneo.

“Sale campeón porque tiene el mejor auto y el mejor equipo” ,sostienen otros sobre una realidad que recién mostró en las últimas fechas. Como dice Oscar Castellano, desde su amplio conocimiento y experiencia, actualmente más que nunca el piloto depende del rendimiento de su auto y de la eficiencia de su equipo. El Titán dispone de ambos respaldos en un equipo que comanda su padre Alberto, uno de los técnicos más capaces del automovilismo nacional desde hace muchos años, y completa un experimentado grupo de técnicos encabezados por Guillermo Cruzetti, avezado y detallista, con un trabajo eficaz y profesional como pocos en la categoría. Es otro importante punto para marcar el desequilibrio a la hora de las definiciones.

“Sale campeón porque tiene suerte…”, repiten algunos sobre esa presencia de la buena fortuna, también necesaria en todas las cosas de la vida para llegar al éxito. Está claro que la buena estrella, parece iluminar a Agustín cada vez que enfrenta una definición de campeonato. Se vió el año pasado con la imprevista lluvia en San Nicolás, y en Neuquén ante el confuso relanzamiento con bandera, en lugar de semáforo, que desactivó las altas chances de Valentín Aguirre, poniéndo con su liderazgo cierta presióna Canapino hasta el final.. También es cierto que a esa buena estrella, Agustín y su equipo  la acompañan con atención y dedicación en todos los detalles.

El Chevrolet, atendido por el equipo que comanda su padre Alberto, tuvo en la Copa de Oro  la contundencia y confiablidad que le permitieron a Canapino, sumar su cuarta corona y tercera consecutiva.

Mejor piloto, mejor auto, mejor equipo, más afortunado. Todos estos factores confluyen para darle forma al renovado exitoso presente de Canapino. Pero hay otro que lo distingue: su actitud de campeón. No es común en todos los campeones. Esa actitud que sostenida por una granítica fuerza mental y una ilimitada ambición deportiva, muestra cuando hay que hacerlo como se vio en Neuquén para enfrentar problemas, dudas y temores. Se vio en sus gestos, en sus declaraciones, en sus acciones. Como buen capricorniano (19/1/90), en ningún momento dejó de pensar en ese objetivo de retener el título, como tampoco se desmoralizó ante los distintos inconvenientes. Una actitud que en cambio no se percibió en Mariano Werner y Manuel Urcera, que casi tiraron la toalla al ver que las cosas no salían como deseaban. Llamativa carencia de quienes buscaban su primera coronación, frente a quien como Agustín iba por la cuarta.

Tener esa actitud de campeón es tan importante como ser el mejor piloto, disponer del mejor auto y equipo y contar con la bendición de la buena fortuna. Agustín la tiene y por eso en el TC de nuestros días siempre sale campeón.

 

Fotos: Prensa ACTC.

-publicidad-

3 COMENTARIOS

  1. Alberto es un animal Y cuando se pone a laburar nadie le gana . Y esta vez estaba enojado .
    Y Agustín es otro animal q esta mentalmente y conductivamente un cementerio de ventaja con respecto al resto..
    Y el equipo cree fuertemente en lo que hace.. desde los mecánicos hasta Lucas Alonso.

  2. El secreto es que Agustín respira automivilismo, por las venas le corre un multigrado y tiene una ecu (gigante) en el marulo. Ayer en vuelta previa contó que desde comienzos de este año toda la gestión y setup del auto corre por exclusiva cuenta suya, teniendo el repaldo de las observaciones o consejos de Alberto (que es un respaldo del tamaño de la cordillera). Tremendo el titán.

  3. Solo rossi con buena estructura y sin cambios durante el año o ardusso con el RStorino enfocado en el y con un claro segundo piloto lo pueden empardar. Puede ganar o perder el campeonato algun otro, pero esas 3 combinaciones son las que estan o estarian un escalon arriba. Veremos si rossi y ardusso se arman como para competirle.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre