PARA CONMEMORAR el 100º aniversario del nacimiento de Juan Manuel Fangio, elegimos los diez mejores triunfos de su campaña, por repercusión y por trascendencia. Por supuesto, se puede disentir…

Por Pablo Vignone

10. Gran Premio Internacional del Norte, 1940. Buenos Aires-Lima-Buenos Aires, Chevrolet ’39.

Por varios motivos: la primera victoria en TC (que luego sería determinante para conseguir el primer título en la categoría), el primer gran triunfo en el automovilismo argentino, la manera en la que se consiguió (después de que su acompañante Tieri chocara la cupé en Bolivia, y peleándola con Oscar Gálvez hasta el abandono del ídolo de Ford) y la instalación del estilo Fangio, con el cuidado de la mecánica por sobre todo.

9. II Gran Premio Internacional San Martín 1949. Mar del Plata, Maserati 4CLT

El primer triunfo internacional ante los ases europeos, para demostrar no solo que se podía vencerlos, sino que ese estilo Fangio era conquistador. De punta a punta, con el escape roto, a fondo cuando había que cuidarse de Gigi Villoresi o de Alberto Ascari, con la cabeza cuando no era imprescindible castigar la máquina

8. Gran Premio de Monza de 1949. Monza, Ferrari 166C

Ya había triunfado Fangio en Europa pero ésta, la primera vez con un auto de la mítica marca, tuvo sello consagratorio: vencer a Villoresi, Ascari y Bonetto en su propio terreno tuvo mérito fundacional de una carrera de éxitos. De esa victoria a la Alfa Romeo hubo un paso. (¡Ah! Ojo, que el Museo consiguió una copia de ese famoso contrato que Fangio le firmó en blanco a la casa del trébol después de su triunfo en San Remo 1950)

7. Grand Prix de Italia de 1953. Monza, Maserati

Resultaron ser 80 vueltas a fondo, Alberto Ascari se equivocó al final y Fangio no: pasó por el hueco que dejó la Ferrari en trompo y logró su primer triunfo después del accidente de 1952. Ya había sido campeón mundial pero ese triunfo le confirmó que estaba en plenitud y que podía lograr mucho más.

6. Grand Prix de España de 1951. Barcelona, Alfa Romeo 159

La victoria del primer título. A esa altura del año, la Alfetta no era más que la Ferrari 375 V12. Las gomas jugaron su papel, pero Fangio mostró determinación para pasar al frente cuando se le presentó la oportunidad, avanzando desde atrás. Un triunfo poderoso además de inobjetable

5. Grand Prix de Inglaterra de 1956. Silverstone, Lancia-Ferrari D-50

Fangio y Ferrari siempre fueron apellidos antagónicos, pese a una circunstancial colaboración. Por eso el rol de este triunfo, con un auto que nunca fue un preferido del Chueco, y que lo obligó a una remontada desde el sexto lugar, derrotando a todos los ingleses en su terreno. Ese día, quizás, Moss y la Maserati 250F fueron más rápidos: acaso por eso la victoria tiene este mérito.

4. Carrera Panamericana 1953. México, Lancia D24

El triunfo más memorable de Fangio sobre autos sport, en una carrera azarosa y veloz, al volante de una joya mecánica. Cuatro días, más de 3.000 kilómetros, rivalidad interna y hasta tragedia le dieron una épica dimensión a la carrera que el balcarceño ganó casi con suficiencia.

3. Grand Prix de Mónaco de 1950. Monte Carlo, Alfa Romeo 158

La primera victoria en el Mundial de Conductores y una demostración de sagacidad que, a caballo del triunfo, quedaría grabada como uno de los más fenomenales atributos del argentino. Una foto antigua, una sensación distinta, el alerta del peligro: un piloto no es solamente un conductor. Un múltiple accidente elimina a nueve pilotos en la primera vuelta. Fangio sigue los signos de su intuición, pasa raspando ¡y gana por una vuelta!

2. Grand Prix de la República Argentina de 1955. Buenos Aires, Mercedes-Benz W196

¿Más mérito que éste? Un hombre de 44 años resistiéndose a derretirse bajo el sol que demuele a pilotos una y dos décadas más jóvenes. Y así durante tres horas de «soñar y sufrir» como lo catalogó el propio Fangio. Quedó en la historia como la Carrera del Calor. Un ejemplo de coraje y maestría en dosis iguales.

1. Grand Prix de Alemania de 1957. Nurburgring, Maserati 250F

Ya se conoce la anécdota. Fangio saca ventaja a Hawthorn y Collins, la pierde en los boxes, sale casi un minuto atrás, y bate nueve veces el record de vuelta del circuito más difícil del mundo para ganar y, de paso, conquistar su quinto título mundial. Es el pico más alto de rendimiento deportivo de Juan Manuel Fangio. Lo más importante. Logrado cuando hasta el propio balcarceño creía que su estrella había empezado a declinar. Una hazaña nunca jamás repetida. Por eso es la número 1 de las victorias.

Fotos: Mercedes-Benz

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre